MUNDO

Humanidad consume más de lo que la naturaleza puede renovar


Hasta fin de año, la humanidad vivirá con una deuda ambiental de cinco meses.

La naturaleza no logra reponer los recursos que consumimos a escala planetaria


Escuchar el artículo Pausar Lectura

31/07/2018

La humanidad habrá consumido el 1 de agosto el conjunto de los recursos que la naturaleza puede renovar en un año y vivirá “en deuda” durante cinco meses, según la oenegé Global Footprint Network.  

El 1 de agosto es la “fecha en la que habremos utilizado todos los árboles, el agua, el suelo fértil y los peces que la Tierra nos puede aportar en un año”, explicó Valérie Gramond del WWF, vinculada al Global Footprint Network, que recordó que esta fecha llega cada vez más pronto.  

“También habremos emitido más dióxido de carbono del que los bosques pueden absorber”, añadió Gramond.

“Haría falta actualmente el equivalente de 1,7 planetas Tierra para satisfacer las necesidades básicas de todos los seres humanos y eso es alarmante”, subrayó el WWF en un comunicado publicado ayer en París (Francia).  

El 1 de agosto es la fecha más temprana registrada desde que empezó a contabilizarse el Día de Sobrecapacidad de la Tierra, a principios de los años 70.

Entonces, los recursos fueron agotados el 29 de diciembre, mientras que el año pasado esta fecha ya se había adelantado hasta el 3 de agosto.  

Desde entonces, “se aceleró el agotamiento de los recursos a causa del consumo excesivo y del derroche de comida”, explica Gramond, quien recuerda que en el mundo un tercio de los alimentos termina en la basura.   

 

Cada país es responsable

 

Este despilfarro de recursos naturales varía según los países.

“Tenemos responsabilidades distintas, ya que pequeños países poco poblados como Catar o Luxemburgo tienen una huella ecológica muy importante”, criticó Pierre Cannet del WWF.  

Si el conjunto de la humanidad viviera como los cataríes o los luxemburgueses, el Día de Sobrecapacidad de la Tierra sería el 9 y el 19 de febrero, respectivamente. En cambio, en un país como Vietnam, esta fecha no se produce hasta el 21 de diciembre.  

“Tenemos que pasar de un grito de alarma a una llamada a la acción”, defendió Pierre Cannet, quien se muestra preocupado por el incremento el año pasado de las emisiones de CO2, después de tres años en los que se mantuvieron estables.  

En la página web del Día de Sobrecapacidad de la Tierra, se proponen varias soluciones para invertir la tendencia actual: replantear el modelo de las ciudades, impulsar las energías renovables, reducir el derroche de comida y el consumo excesivo de carne y limitar el crecimiento demográfico. 

Cada persona puede calcular su huella ecológica en el planeta en la página http://www.footprintcalculator.org/

 

 

Cada uno tiene un aporte que hacer por el planeta

 

Xiomara Zambrana / Ambientalista

 

El Informe de Global Footprint es un gran llamado de atención por lo que estamos haciendo con  el planeta, con sus recursos naturales y con el ambiente.

Consumimos más de lo que debemos, lo sabemos, recordemos que un tercio de los alimentos del mundo termina en la basura. Si bien el consumismo está ligado al crecimiento demográfico, existen países como Luxemburgo que, aunque son pequeños, tienen una huella ecológica elevada; si esta fuese la misma en todos los países, la sobrecapacidad de la Tierra sucedería en febrero y no en agosto como ocurre ahora.

Si seguimos viviendo con este mismo estilo de vida, necesitaríamos cinco planetas más para vivir, por eso es relevante conocer nuestra huella ecológica, ese equilibrio entre lo que la Tierra produce y lo que consumimos para pasar de la alarma a la acción. Entre las soluciones está el comenzar a reciclar, reducir el consumo de energía, impulsar las energías renovables, replantear el modelo de las ciudades, vincular la información técnica que se tiene de nuestros recursos con la toma de decisiones.

Si bien las acciones a nivel país, región, ciudad, son válidas, empecemos con las individuales ahora y que esa sea la huella ecológica que podamos dejar para los demás.



 




En esta nota