MUNDO

Hamás alerta que ‘se abren las puertas del infierno’ tras el reconocimiento de Jerusalén


Donald Trump aseguró que es una medida que apunta a buscar la paz en la región. Repudio mundial por la decisión. Convocado el Consejo de Seguridad de la ONU

Miles de palestinos se volcaron a las calles de Gaza y anunciaron una nueva Intifada

Hace 6 días

Atento a sus bases radicales y al poderoso lobby judío en Estados Unidos, Donald Trump anunció ayer que su país reconoce a Jerusalén como capital del Estado de Israel. La decisión desató el repudio mundial, mientras que el movimiento palestino Hamás alertó que “se abrieron las puertas del infierno”.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbás rechazó la decisión estadounidense y alertó que la misma echa por tierra la posibilidad de cualquier proceso de paz para resolver el conflicto palestino-israelí.

Por su parte, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu celebró un “día histórico” por la decisión de Donald Trump y aseguró que esta no cambiará el statu quo en torno a los lugares santos de la Ciudad Santa para judíos, cristianos y musulmanes. 

Mientras tanto miles de musulmanes protestaron en varios puntos del planeta contra esta decisión de Washington.

La embajada de EEUU en Jordania suspendió temporalmente servicios por las manifestaciones.

Cortar lazos con EEUU
Ismael Raduan, alto responsable de Hamás, hizo un llamado a los países árabes y musulmanes “a cortar los lazos políticos y económicos con las embajadas estadounidenses y a expulsar a los embajadores” de Washington.

Hamás aseguró que el reconocimiento por Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel “no cambia el estatus religioso, legal y administrativo” de la ciudad.

El jefe político de Hamás, Ismail Haniye, respondió así a la decisión de Donald Trump de reconocer ese cambio, que lo convierte en el primer país del mundo en dar este paso pese a que la comunidad internacional no reconoce la soberanía israelí en la parte oriental de Jerusalén, ocupada y que los palestinos reclaman como capital de un futuro Estado.

Haniye añadió que los palestinos “saben cómo responder adecuadamente a la desconsideración sobre sus sentimientos y santidades”, sin dar más datos sobre posibles reacciones.

Otro líder del movimiento, Ezat Resheg, fue más lejos en sus declaraciones, consideró la decisión de Trump como una “agresión” contra el pueblo árabe, islámico y “el mundo libre”, y dijo que “ni la Administración norteamericana ni la ocupación (israelí) ni otros poderes son capaces de imponer un hecho consumado sobre la ciudad ocupada de Jerusalén”.

“Jerusalén permanecerá como capital eterna de Palestina, de árabes y de musulmanes”, agregó en un comunicado.
 Y advirtió de que estos “serán días de ira de las masas de nuestro pueblo en Palestina” y en todo el mundo para rechazar y “condenar el crimen del reconocimiento por Washington como capital de la ocupación”, al tiempo que defendía el “derecho” palestino a proteger los lugares santos.
Antes del discurso que Trump ofreció desde Washington, la Franja de Gaza fue escenario de numerosas protestas contra el cambio en la línea política de la Administración estadounidense, que se teme provoque un aumento de la violencia y la tensión en la región.

Ola de críticas

La decisión de Donald Trump sobre Jerusalén suscitó una ola de condenas en el seno de la comunidad internacional. 
El estatus de Jerusalén debe ser decidido por una “negociación directa” entre israelíes y palestinos, declaró ayer el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reiterando que siempre ha estado “en contra de toda medida unilateral”.

“No hay alternativa a la solución de dos Estados” con “Jerusalén como capital de Israel y Palestina”, agregó Guterres.
“La decisión del presidente estadounidense de reconocer Jerusalén como capital de Israel, y la transferencia de la embajada estadounidense a esa ciudad, constituye una violación de las decisiones del derecho internacional y de la Carta de Naciones Unidas" estimó el portavoz del gobierno jordano, Mohamed Mumeni, en un comunicado.

“Condenamos la irresponsable declaración de la administración estadounidense... la decisión va contra la ley internacional e importantes resoluciones de Naciones Unidas”, afirmó en Twitter el ministro turco de Relaciones exteriores, Mevlut Cavusoglu.

El presidente francés Emmanuel Macron calificó de “lamentable” la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y pidió “evitar a cualquier precio la violencia”.

Macron resaltó “el compromiso de Francia y Europa con la solución de los dos Estados, Israel y Palestina viviendo como vecinos en paz y seguridad en fronteras reconocidas internacionalmente con Jerusalén como capital de los dos Estados".

Acción inmediata

El Departamento de Estado empezará a aplicar inmediatamente la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel, y en consecuencia de trasladar la embajada de 

Tel Aviv a la Ciudad Santa, informó el secretario de Estado, Rex Tillerson.

“El Departamento de Estado empezará inmediatamente el proceso de implementación de esta decisión mediante los preparativos de traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén” explicó Tillerson durante una visita a Alemania, poco después del anuncio de Trump.
La decisión de Trump fue tomada tras consultar con “numerosos amigos, socios y aliados”, aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense. 

“Pensamos que hay una posibilidad para una paz durable” añadió durante la visita a una base militar estadounidense.
El traslado de la embajada a Jerusalén requerirá sin embargo varios años, puesto que hay que hallar un terreno para construir el edificio, con todas las implicaciones de seguridad que ello supone, según responsables estadounidenses.

El Consejo de Seguridad se reúne para tratar el tema a pedido de ocho países, entre ellos Bolivia
El Consejo de Seguridad de la ONU realizará una reunión urgente mañana sobre el reconocimiento unilateral anunciado por el presidente estadounidense Donald Trump de declarar a Jerusalén como capital de Israel, dijo ayer a la AFP la presidencia japonesa del Consejo.
El cuerpo ejecutivo de Naciones Unidas debe considerar otros temas a partir de las 15:00 GMT y la cuestión de Jerusalén se tratará después, probablemente hacia el mediodía, precisó la misma fuente.
 Ocho países pidieron la reunión.  “Las misiones de Bolivia, Egipto, Francia, Italia, Senegal, Suecia, Reino Unido y Uruguay solicitan a la presidencia” japonesa del Consejo de Seguridad “organizar una reunión de emergencia del Consejo, con un informe del secretario general, antes del fin de semana”, se anunció.

Evo repudia la decisión de Donald Trump

El presidente Evo Morales se sumó a las voces de condena de la “decisión unilateral” de su homólogo estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, al considerar que provocará inestabilidad en esa región.

En un hilo de mensajes en Twitter, Morales expresó su “profunda indignación” ante la decisión anunciada por Trump, que a su juicio “viola el derecho internacional y provocará más inestabilidad en la región”.

“Enviamos nuestro mensaje de solidaridad con el pueblo palestino y ratificamos nuestro apoyo a la solución de los dos estados, con las fronteras previas a 1967 y con Jerusalén oriental como capital del Estado Palestino", señaló Morales.

Según Morales, EEUU se ha ratificado “como una amenaza contra la paz, la justicia y la Madre Tierra” con su salida del Acuerdo de París, “el rechazo a las negociaciones del Pacto Mundial sobre Migración y ahora esta decisión unilateral sobre Jerusalén”.