CONDOLENCIAS

Gobierno boliviano condena enérgicamente los atentados en Sri Lanka


El ataque dejó hasta el momento a 207 personas fallecidas y 450 personas heridas. El atentado terrorista es uno de los peores en la historia de la isla


El atentado en Sri Lanka ha provocado una ola de indignación en todo el mundo. Foto: EFE
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/04/2019

El presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó este domingo los atentados en iglesias y hoteles de Sri Lanka que han causado al menos 207 muertos y 450 heridos, además expresó su "solidaridad y condolencias" con las familias.

"Condenamos todo acto de violencia e intolerancia en contra de cualquier grupo cultural, étnico o religioso; toda nuestra solidaridad y condolencias con el pueblo de Sri Lanka por los ataques perpetrados el día de hoy", escribió Morales en su cuenta de Twitter.

De la misma manera, la Cancillería boliviana emitió un comunicado este domingo expresando "su más enérgica condena" a esta serie de atentados y también envió su "solidaridad y condolencias a los familiares de las víctimas fatales y heridos".



"Bolivia repudia todo acto de violencia e intolerancia en contra de cualquier persona o grupo en razón de su religión, etnia o cultura", señala el comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.

Una serie de atentados ocurridos este domingo en Sri Lanka contra cuatro hoteles y tres iglesias ha dejado hasta ahora 207 muertos, mientras que otras 450 personas han resultado heridas.

El Ministerio de Exteriores de Sri Lanka cree que podría haber al menos 27 extranjeros entre los fallecidos.

Las primeras seis explosiones se produjeron de forma simultánea hacia las 8.45 horas (2.30 GMT) en al menos tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental Batticaloa.



Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.



 




Notas Relacionadas