mundo

Escaso fervor por Hillary y abundante para Trump


Los mitines de los pre candidatos presidenciales contrastan. Mientras Trump reúne a una animada juventud, la exsecretaria de Estado es testigo de un déficit de entusiasmo

El magnate estadounidense es ovacionado por la multitud
Escuchar el artículo Pausar Lectura

29/05/2016

Los actos de campaña de Donald Trump son un show efervescente, con una multitud cautivada y dispuesta a completar cada frase. En cambio los de Hillary Clinton tienen más aire presidencial, con una letanía de propuestas exhaustivas ante un público poco entusiasta.

Para empeorar las cosas, Clinton siempre llega tarde mientras que el espectáculo de Trump suele comenzar en hora.
En la antesala de una nueva fase de la elección presidencial en Estados Unidos, la candidata demócrata padece un déficit evidente de entusiasmo.

No sólo enfrenta el fantasma latente de Bernie Sanders, de cara a las primarias de fines de junio, sino que parece también incapaz de contrarrestar los ataques republicanos contra su integridad, alimentados por el caso de los correos electrónicos que manejó desde su dirección privada cuando fue secretaria de Estado.

El contraste es marcado con respecto al fervor que despierta el multimillonario populista cuando entra en escena, mientras retumba la ensordecedora música de "Get Ready for This" (prepárate para esto), la canción de 2 Unlimited.

"¡Trump! ¡Trump!", rugen sus partidarios en un centro de convenciones cerca de Disneyland en California. "¡Construye el muro!", le gritan de forma espontánea.

"Las mujeres me aman"

Su discurso es improvisado, deshilvanado y de frases cortas. Trump promete reindustrializar Estados Unidos, aunque la propuesta por los momentos se reduce a amenazar con aranceles a las empresas que trasladen sus fábricas al extranjero.

"Las mujeres me aman" o "los hispanos me aman", suele repetir aunque las encuestas muestran lo contrario. Durante unos 60 minutos, calienta a su auditorio vendiendo su innato sentido de los negocios como antídoto a la estupidez de los políticos.

"Vamos a ganar", dice finalmente mientras recibe una ovación de pie. Esa es la receta Trump: la de un país que no tiene nada que perder. Sus partidarios son jóvenes pero también viejos, ricos o modestos pero, eso sí, en su gran mayoría blancos, todos poniendo su esperanza en un "outsider" de la política, que asegura tener la receta secreta de la reactivación económica.

"Él tiene todo en su vida, tiene un montón de dinero, es famoso (...) así que realmente hace todo esto por nosotros, los estadounidenses", dice sonriente Joe, un estudiante de 25 años.

No lejos de allí en un campus afuera de Los Angeles, en el coliseo donde se espera a Hillary Clinton, la impaciencia retumba. Mientras suena una lista de éxitos musicales (Katy Perry, Jennifer López...) que parece interminable, el público suspira profundamente cuando una séptima persona toma el micrófono.

Hillary llega tres cuartos de hora más tarde. "Deberíamos haber escogido un lugar más grande", dice en la presentación ante 1.200 personas, y lamenta que mucha gente se haya quedado por fuera.

Sin embargo, su equipo ha elegido bien este gimnasio universitario, no demasiado grande. Sólo Bernie Sanders logra reunir multitudes comparables a las de Trump.



 




En esta nota