MUNDo

Escándalo inmobiliario implica a Angélica Rivera


The Guardian reveló que Angélica Rivera usa un apartamento en Miami que es pagado por una empresa que aspira a firmar contratos con el Gobierno de su esposo

Angélica Rivera junto a su esposo, el presidente de México, Enrique Peña Nieto
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/08/2016

La primera dama de México, Angélica Rivera, utiliza un apartamento de lujo en Miami (Estados Unidos) comprado por la compañía Grupo Pierdant, que aspira a competir por contratos públicos del Gobierno mexicano, según revela este martes una investigación del diario británico The Guardian.

La esposa del presidente de México, Enrique Peña Nieto, se aloja en una propiedad valorada en 2,05 millones de dólares (1,85 millones de euros) en Cayo Vizcaíno, según el rotativo.

Las pesquisas del periódico británico apuntan a que el Grupo Pierdant, que espera hacerse cargo de la gestión de los puertos mexicanos, ha pagado además los impuestos asociados a otro apartamento en Miami adquirido por una compañía establecida por Rivera.

Las propiedades se encuentran en el interior del complejo vallado Ocean Tower One, que cuenta con piscina y pistas de tenis, de acuerdo con The Guardian.

Rivera, con una carrera como actriz de cerca de 25 años, compró en 2005 un apartamento de tres habitaciones en el número 304 de ese complejo, donde vivió durante un año con sus hijas, según ella misma reveló en noviembre de 2014, recuerda el diario.

El Grupo Pierdant adquirió a través de la firma Biscayne Ocean Holdings en 2009 el apartamento número 404 de ese mismo edificio y, según The Guardian, "parece que ha permitido a la primera dama utilizarlo como agregado a su otro piso, lo que en efecto permite que sean usados como una única unidad".

El periódico británico asegura que ambas propiedades comparten un mismo número de teléfono y citan en su investigación a una mujer identificada como María que respondió a llamadas a los apartamentos y aseguró que los paquetes dirigidos a Rivera pueden ser enviados a ambas direcciones -"Es lo mismo", dijo esa mujer-.

En marzo de 2014, el Grupo Pierdant asumió el pago de los impuestos sobre ambas propiedades, según el diario.

La primera dama ya acaparó la atención de los medios hace dos años por la posesión en México de una mansión construida por la empresa Higa, que ganó varios proyectos públicos de infraestructuras.

En agosto de 2015, Peña Nieto ofreció una "sincera disculpa" tras reconocer que la compra de casas a contratistas del Gobierno, que derivó en una investigación oficial resuelta en su favor, dio lugar a "interpretaciones que lastimaron e indignaron a los mexicanos".

Gobierno niega acusación

El periódico británico The Guardian "faltó a la verdad con la publicación de la nota de este martes en la que alude a la señora Angélica Rivera de Peña", esposa del presidente Enrique Peña Nieto, afirmó el vocero de la Presidencia de México, Eduardo Sánchez.

En un posicionamiento publicado el la página web de la Presidencia, Sánchez refirió que en su encabezado la nota afirma que "el hogar de la Primera Dama de México en Florida es propiedad de un contratista potencial del Gobierno".

Al respecto, el portavoz aseguró que "es falso que el departamento referido sea el "hogar" de la señora Rivera en Florida", y que "ella misma hizo público que en 2005 adquirió una propiedad, distinta a la que refiere la nota, en el mismo edificio".

"En la nota se afirma que el señor Ricardo Pierdant es un contratista "potencial" del Gobierno, sin ofrecer un solo dato, documento o declaración que lo sustente. Es una especulación a todas luces dolosa", aseveró.

Sánchez lamentó que "The Guardian oriente a sus reporteros a predecir el futuro más que a confirmar la veracidad de su información", y señaló que Pierdant "no ha celebrado contratos con el Gobierno de la República y tampoco participa en algún proceso en curso".

Sobre la afirmación contenida en la nota en el sentido de que el rotativo solicitó en dos ocasiones comentarios en la oficina presidencial, replicó que "cualquier periodista medianamente experimentado" sabe que las solicitudes de información de los medios se atienden en su oficina.

"Afirmo que nadie estableció contacto, ni conmigo ni con alguno de mis colaboradores sobre este tema", abundó.



 




En esta nota