mundo

En Calama ven ‘farsas’ en demanda por el Silala


Autoridades del norte de Chile piden a La Moneda aclarar si el juicio es para defender a la población chilena o a las empresas privadas, que utilizan las aguas manantiales del Silala

El presidente Evo Morales estuvo en el Silala en abril para verificar la canalización de las aguas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/06/2016

Chile utiliza las aguas del Silala para las operaciones privadas férreas y mineras. Este punto no encaja para las autoridades de Calama, al norte chileno, que si bien apoyan la demanda contra Bolivia por las aguas del Silala, piden que el recurso hídrico sea para el beneficio humano y no para intereses de privados.

En caso de que la situación no cambie, Santiago, dicen los ediles, estaría defendiendo las aguas para el uso de empresas. Desde Cochabamba, el presidente Evo Morales reforzó esa posición al lamentar que “roben las aguas” para que funcionen mineras.

ESPECIAL. Guía para entender el conflicto por el Silala


El alcalde de Calama, Esteban Velásquez, divide el asunto en dos aspectos: primero, apoya la decisión de la mandataria Michelle Bachelet de demandar a Bolivia y, segundo, quiere que esa defensa sea para beneficio de la población del norte chileno.

“Si defendemos el río Siloli (Silala) para el beneficio del pueblo, bienvenido; pero si defendemos para que el río Siloli beneficie a privados, estamos equivocados. Me parece una farsa esta defensa, la soberanía del agua dulce del río Siloli ¿para quién? ¿Para los ciudadanos de Calama, del norte de Chile, los chilenos? o ¿para empresas privadas?”, cuestionó Velásquez en un contacto con EL?DEBER.

Visión de legisladores
Esa misma posición la tiene el diputado radical Marcos Espinosa, que también apoya la decisión de demandar a Bolivia, pero se enfoca en que las aguas sean para beneficio de los ciudadanos. “Para nuestra población es vital contar con ese recurso hídrico”, exigió.

Al respecto, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, admitió que las aguas del Silala son aprovechadas por dos empresas: ferrocarril Antofagasta Bolivia, perteneciente al grupo Luksic, y por la minera Codelco, división Chuquicamata. “Es agua sirve para el empleo, para la actividad económica, para los trabajadores y el sustento de su familia”, justificó Muñoz.

Ante ese anuncio, Velásquez emplazó al diplomático a explicar por qué el recurso no se utiliza en el desierto chileno para beneficio humano. “Ojalá el señor Muñoz puede llegar a Calama y ver cómo vivimos”, dijo.
El presidente Evo Morales lamentó que el recurso, que nace de bofedales en el departamento de Potosí, sea aprovechado por la industria minera. “Tenemos la información de medios que estas nuestras aguas son comercializadas para el beneficio minero, para el beneficio de privados”, lamentó.

EL?DEBER?visitó en abril Calama y comprobó que las aguas del Silala fueron privatizadas y ahora son vendidas a empresas mineras por la empresa Agua Antofagasta, que depende del grupo colombiano EPM.

El senador chileno Pedro Araya se unió a la postura de Velásquez, aunque resaltó su apoyo a la decisión jurídica que asumió La Moneda y pidió que este recurso sea de más beneficio para la población.
El diputado Jorge Tarud dijo que las empresas mineras sostienen a Calama y dan empleos al norte de Chile



 




En esta nota