MUNDO

El papa pide paz y convivencia en Tierra Santa


Francisco subrayó que la incertidumbre de la situación y la incomprensión entre las partes continúan causando inseguridad y limitación de derechos fundamentales

Francisco expresó su deseo para progresar "en el camino de la plena unidad" entre la iglesia católica y la greco-ortodoxa. Foto Reuters

23/10/2017

El papa Francisco llamó hoy a multiplicar los esfuerzos para lograr una "paz estable" y permitir la convivencia en Tierra Santa, durante la audiencia que mantuvo con el patriarca greco-ortodoxo Teófilo III.

"Este encuentro me ofrece la oportunidad de transmitir nuevamente mi cercanía a todos aquellos que sufren por los conflictos que desde hace decenios afligen Tierra Santa", afirmó el pontífice ante el patriarca y su comitiva, que permanecerá en Roma hasta el miércoles.

Francisco subrayó que "la incertidumbre de la situación y la incomprensión entre las partes continúan causando inseguridad, limitación de derechos fundamentales y el abandono de la propia tierra para muchos".

"Por eso invoco la ayuda de Dios y pido a todos los sujetos implicados que se multipliquen los esfuerzos para que se den las condiciones para una paz estable, basada en la justicia y en el reconocimiento de los derechos de todos", señaló.

Para ello, dijo el papa, "es preciso rechazar con firmeza el recurso a cualquier tipo de violencia, de discriminación y de intolerancia hacia las personas o lugares de culto judío, cristiano o musulmán".

"La Ciudad Santa, cuyo 'statu quo' debe ser defendido y preservado, debería ser un lugar en el que todos puedan convivir pacíficamente; de lo contrario continuará para todos y sin fin la espiral del sufrimiento", vaticinó.

En este sentido abordó especialmente la situación de la comunidad cristiana para que "siempre sea reconocida parte integrante de la sociedad" y que, como ciudadanos, "lleven sin cansarse jamás su propia contribución a la paz", la reconciliación y la concordia.

Por otro lado Francisco expresó su deseo para progresar "en el camino de la plena unidad" entre la iglesia católica y la greco-ortodoxa, separadas desde el "Gran Cisma" del siglo XI.

"Sé bien que algunas heridas del pasado continúan dejando señales en la memoria de muchos. No se puede cambiar la historia pero, sin olvidar las graves faltas de caridad durante siglos, dirijamos juntos una mirada a un futuro de reconciliación plena y comunión fraterna", animó Bergoglio.



En esta nota



e-planning ad