MUNDO

El papa aboga desde Roma por los migrantes frente a cálculos políticos


En todo el mundo se revivió la pasión de Cristo. Las expresiones de fe coparon las calles. Hay tradiciones que aún perduran


EN MEDELLÍN, COLOMBIA. Un devoto cristiano revive en la procesión el calvario que padeció Jesús cuando cargó la cruz durante su agonía hacia la crucifixión. Existe la tradición de que en Viernes Santo, los padres y abuelos dan azotes a sus hijos y nietos para ayudar a Jesús en la cruz
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/04/2019

El papa Francisco lamentó ayer que los migrantes que huyen de sus países en conflicto encuentren “las puertas cerradas por el miedo y los corazones blindados de cálculos políticos”, durante su oración en la celebración del viacrucis de Viernes Santo.

Francisco pronunció estas palabras frente al Coliseo de Roma y aprovechó para criticar también la codicia y el poder, y que haya familias que se vean “destruidas por la traición, por las seducciones del maligno” o por el egoísmo.

Cristianos de todo el mundo rememoraron el Viernes Santo, el calvario de Cristo y recrearon sus pasos en Jerusalén por la vía dolorosa, siguiendo el camino que le llevó a su crucifixión para salvar a los fieles del pecado.