MUNDO

El caso Odebrecht se cobra la vida del ex presidente de Perú Alan García


La Fiscalía intentó detenerlo dentro de las investigaciones sobre sobornos de la constructora brasileña, cuando supuestamente se disparó un tiro en la cabeza. Investigan a los fiscales que fueron a cumplir la orden para su arresto


El exmandatario peruano, que se encontraba investigado por el caso Odebrecht, falleció ayer. Foto: AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

18/04/2019

El ex presidente de Perú Alan García murió ayer en un hospital tras dispararse en la cabeza cuando la policía se disponía a detenerlo en su casa por el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

El dos veces presidente de 69 años fue trasladado a un hospital tras tomar la decisión de dispararse, dijo su abogado Erasmo Reyna en la puerta del Hospital de Emergencias Casimiro Ulloa, en Lima. 

Tenía una herida en la cabeza y fue sometido a una operación durante la cual sufrió al menos tres paros cardíacos, según los médicos.



“Se lamenta informar el fallecimiento del expresidente Alan García a las 10:05, por hemorragia cerebral masiva por proyectil de arma de fuego y paro cardiorrespiratorio”, indica un comunicado del Ministerio de Salud.

El secretario del expresidente, Ricardo Pinedo, confirmó que García tenía entre cuatro y cinco armas en su vivienda y que le fueron regaladas por las Fuerzas Armadas. “Yo mismo le tramité las licencias”, precisó. 

El exmandatario se suicidó con una de esas armas, según informó la policía. Cientos de simpatizantes lloraron tras el anuncio en la puerta del hospital, vigilado por decenas de policías.

“El presidente García tomó una decisión de dignidad y de honor. Un acto de honor frente a una persecución fascista”, señaló Mauricio Mulder, congresista del Partido Aprista Peruano (PAP). 



Por este caso, ayer el ex presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, que cumple detención preliminar en Lima, fue hospitalizado de emergencia a raíz de una crisis de presión arterial.

Aparte de García, los cuatro últimos expresidentes de Perú desde 2001 hasta 2018, están en la mira de la Justicia desde que se destapara, en 2016, el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

Alejandro Toledo está imputado por los delitos de colusión, tráfico de influencias y lavado de activos al presuntamente haber recibido $us 20 millones de Odebrecht a cambio de favorecer a la constructora en la licitación de la carretera interoceánica del sur. Permanece en EEUU a la espera de que se resuelva la extradición solicitada por la justicia.

Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia son investigados por lavado de activos por presuntamente haber recibido tres millones de dólares de Odebrecht para financiar su campaña para las elecciones presidenciales de 2011 y no haberlos declarado en sus cuentas. Están hoy libres luego de pasar 10 meses en prisión.

Pedro Pablo Kuczynski está investigado igualmente por lavado de activos al descubrirse que su consultora Westfield Capital facturó 782.000 dólares a Odebrecht entre 2004 y 2007, cuando era ministro en el Gobierno de Toledo.



El operativo

Hacia las 6:30, la policía acudió a la vivienda de García en el limeño distrito residencial de Miraflores.

Los agentes presentaron al ex presidente peruano (1985-1990 y 2006-2011) una orden de detención preliminar por la presunta comisión del delito de lavado de activos en un caso vinculado al escándalo LavaJato/Odebrecht que investiga la Fiscalía.

El ministro del Interior, Carlos Morán, ofreció detalles del intento de suicidio de García ocurrido cuando la policía judicial entró a detenerlo a su domicilio.

“Ingresó a su habitación y cerró la puerta. A los pocos minutos se escuchó el disparo de un arma de fuego y (la Policía) lo encontró (...) sentado con una herida en la cabeza”, refirió el ministro Morán.  “De inmediato se le trasladó al hospital y se suspendió la diligencia (judicial)”, agregó.

Antes de emitirse la orden de detención, García había declarado el martes que no se asilaría ni escondería, en tácita alusión al frustrado asilo que pidió a Uruguay en diciembre.  

Se había ordenado detener a García para recoger nuevos elementos en la investigación ante un eventual riesgo de fuga. 

A fines de 2018, tras abandonar la embajada uruguaya, García dijo que estaba a disposición de la fiscalía de lavado de activos que lo investigaba por corrupción.

El año pasado alegó ser “perseguido político”, pero su versión fue desmentida por la justicia y el gobierno peruano.

Por otro lado, el Ministerio Público abrió ayer una investigación por “presuntas infracciones administrativas” contra los fiscales José Domingo Pérez y Henry Amenábar, quienes investigaban al fallecido expresidente.

Rechazan funeral de Estado

La familia del fallecido expresidente García, rechazó que se le celebre un funeral con honores de Estado como le correspondía.

Pinedo, anunció que el funeral se celebrará este viernes a mediodía, después de que sus restos mortales hayan sido velados durante día y medio en la “Casa del Pueblo”, la sede del Partido Aprista Peruano (PAP).

El Gobierno de Martín Vizcarra declaró tres días de duelo.



 




En esta nota