MUNDO

EEUU arrincona a Irán con más sanciones y Teherán impone ultimátum


Washington impuso sanciones a las exportaciones iraníes de hierro, acero, aluminio y cobre. Irán suspende parte de sus compromisos internacionales sobre su programa nuclear y da un plazo de 60 días para que EEUU cumpla su parte


El presidente iraní Hassan Rohani (der.) alertó que la República de Irán está preparada para la guerra. Foto: AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

09/05/2019

Sube la tensión diplomática y militar entre Estados Unidos e Irán. Washington arrincona a Teherán con más sanciones económicas, mientras el gobierno iraní anunció ayer que dejará de cumplir con algunos compromisos del acuerdo internacional sobre su programa nuclear firmado en 2015 con las principales potencias europeas, al tiempo que dio un plazo de 60 días para restablecer el acuerdo roto por Estados Unidos.

El anuncio tiene lugar en un clima de tensiones exacerbadas entre Irán y Estados Unidos, que indicó que enviaba bombarderos B-52 al Golfo Pérsico.

Desde ayer “la República Islámica de Irán no se considera comprometida a respetar las restricciones concernientes a las reservas de agua pesada y uranio enriquecido”, afirmó el Consejo Superior de Seguridad Nacional.



El presidente Hassan Rohani señaló que estas medidas son conformes al acuerdo de Viena que permiten a las partes suspender parcial o totalmente algunos de sus compromisos en caso de incumplimiento de otra de las partes.

El acuerdo “necesitaba sufrir una operación quirúrgica luego de que un año de sedantes no produjese ningún efecto”, declaró por su parte Rohani en una metáfora médica. “Esta operación quirúrgica está destinada a salvarlo, no a destruirlo”, insistió.

El anuncio de los iraníes es “intencionadamente ambiguo”, dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y agregó que habrá que “esperar a ver cuáles son las acciones de Irán” antes de decidir una respuesta.

Reacciones de los países



El emisario estadounidense para Irán, Brian Hook, advirtió por su lado que su país “nunca será rehén del chantaje nuclear del régimen iraní” y subrayó que los anuncios de Teherán sobre un posible incremento de su plan nuclear son “contrarios a las normas internacionales”.

Por su parte, el presidente ruso Vladimir Putin denunció ayer la “presión irracional” que sufre Irán a raíz de “decisiones irreflexivas y arbitrarias”, que provocan “medidas enojosas”, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Pekín aseguró que “mantener y aplicar el acuerdo es responsabilidad de todas las partes”, según el portavoz de la diplomacia china, Geng Shuang.

Israel, feroz enemigo de Teherán y del acuerdo, afirmó que no permitirá a Irán fabricar armas nucleares y que está dispuesto a impulsar un ataque preventivo.

Alemania llamó a Irán a respetar la “totalidad” del acuerdo nuclear con las potencias y para el Reino Unido, la decisión de Irán es un “paso inoportuno”.



Claves del acuerdo

Convalidado por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el acuerdo de 2015 permitió a Irán obtener un levantamiento parcial de las sanciones internacionales a las que estaba sometido.

A cambio, Teherán aceptó limitar de manera drástica su programa nuclear y se comprometió a no buscar dotarse el arma nuclear.

Pero al juzgar que el acuerdo no ofrecía garantías suficientes, el presidente estadounidense Donald Trump retiró a su país hace exactamente un año y restableció sanciones contra Teherán.

Esto afectó duramente a la economía de la República Islámica y a sus relaciones comerciales con los otros países involucrados.

Los europeos, China y Rusia reiteraron su compromiso, pero se mostraron incapaces de respetar su promesa de permitir que Irán se beneficie de las ventajas económicas del acuerdo.

La Unión Europea (UE) intentó crear un mecanismo para permitir a Irán que continúe comerciando con sus empresas eludiendo las sanciones estadounidenses.

“Nuestros amigos en Rusia y China mantuvieron muy buenas relaciones con nosotros este año. Pero el resto de los participantes no cumplió ninguna de sus obligaciones”, dijo el canciller iraní Mohammad Javad Zarif durante una visita a Moscú.

Por su lado el canciller ruso Sergei Lavrov aseguró que Moscú va a “esforzarse” para “convencer” a los europeos de que cumplan con sus promesas.

Teherán advirtió que, si al cabo de 60 días los otros países no encuentran una solución, dejará de respetar las restricciones sobre el grado de enriquecimiento de uranio o las medidas relativas a la modernización del reactor de agua pesada de Arak, en el centro de Irán.

LA CRISIS GOLPEA DURO A LOS IRANÍES

Las sanciones estadounidenses han llevado al borde de la pobreza a la población iraní, que desde la retirada de Washington del acuerdo nuclear de 2015 es la principal víctima de la grave crisis económica que atraviesa el país.

A diario son tangibles los perjuicios económicos en la vida de los iraníes, que en un principio tuvieron que reducir sus actividades de ocio hasta que hoy en día su máxima preocupación es llegar a fin de mes y poder comprar los productos alimenticios. El primer damnificado fue la moneda nacional, el rial. Sufrió una fuerte devaluación frente al dólar, pasando de un dólar por 40.000 riales hasta superar ayer los 150.000 riales.



 




En esta nota