MUNDO

Dos periodistas libios son secuestrados en la capital por un grupo armado


 Sulaiman Kashud y Mohamed al Yaakubi son los periodistas afectados. De momento ningún grupo se ha endilgado la autoría. Las autoridades han comenzado a trabajar para dar con los responsables

Escuchar el artículo Pausar Lectura

01/05/2018

Un grupo armado secuestró este domingo a dos periodistas locales especializados en temas culturales en una cafetería de la ciudad de Trípoli, informó hoy una fuente de seguridad.

Las víctimas son Sulaiman Kashud, presidente del Festival nacional "Septimius", y Mohamed al Yaakubi, jefe ejecutivo de este evento, confirmó la misma fuente.

Según su relato, "varios individuos enmascarados capturaron a Kashud y Yaakubi en la cafetería del barrio Al Andalus de la capital", aunque ningún grupo ha reivindicado todavía su autoría.

El festival, que se celebra anualmente desde 2012, premia aquellos trabajos artísticos y creativos como la radio y la televisión, así como canto y actuación, y fue duramente criticado por las milicias extremistas durante su última edición celebrada el pasado mes de marzo.

El Observatorio para la Paz y el Desarrollo para los Medios y la Libertad Humana pidió a los organismos oficiales que asuman la responsabilidad por la flagrante violación de periodistas en el país magrebí.

El pasado 25 de abril, la ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) colocó a Libia en la lista negra ocupando el lugar 167 en su informe Mundial sobre libertad de prensa.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los rebeldes sobre la dictadura de Al Gadafi.

Desde hace dos años, dos gobiernos se disputan el poder -uno en el este bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, un excompañero de Al Gadafi reclutado después por la CIA y convertido en su principal opositor en el exilio- y otro en Trípoli, sostenido por la ONU.

De la anarquía sacan partido diversas milicias y mafias dedicadas al contrabando de armas, alimentos, combustible e incluso de personas, así como los grupos yihadistas, que han extendido su influencia en todo el país.



 




En esta nota