MUNDO

Dilma deja un Brasil con una economía en recesión


Según un último informe, el país va rumbo a la desaceleración más severa de su historia. El PIB ya sufrió una caída del 3,8 por ciento el año pasado

El aparato productivo brasileño lidia con la recesión económica
Escuchar el artículo Pausar Lectura

31/08/2016

La mayor economía de América Latina se contrajo por sexto trimestre seguido entre abril y junio, según datos oficiales publicados hoy, prolongando así su recesión en lo que va camino de convertirse en la desaceleración más severa en la historia del país.

Con una caída del 0,6% en el segundo trimestre de este año, se trata del sexto trimestre consecutivo en que la mayor economía latinoamericana cierra en rojo, en medio de una profunda crisis que pasa por el desplome de los precios de las materias primas y una intensa lucha política, que hoy llegará a su clímax con la casi segura destitución de la presidenta Dilma Rousseff en el Congreso.

Uno de los pocos datos positivos difundidos hoy por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) es que la inversión creció por primera vez desde 2013, lo que avivó las expectativas de una recuperación.

Si se compara la situación actual con el PBI del año pasado la caída es del 3,8%, agregó el IBGE, según La Nación.

Las proyecciones que realizan los mercados apuntan a una contracción superior al 3% para 2016, un retroceso por segundo año seguido, antes de que comience una expansión estimada en e 1,2% para el año próximo.

Los dos datos positivos conocidos hoy son que la inversión creció un 0,4% en el segundo trimestre, su primer avance luego de dos años y medio seguidos de contracción, y la producción industrial de Brasil también subió tras encogerse por cinco trimestres seguidos, gracias a una mayor producción de bienes de capital.

Con el país rumbo a su primer bienio de recesión desde los años 30, el presidente Michel Temer , que asumirá como presidente oficial después de la previsible destitución de Dilma, ha dicho que el foco de su administración será reencaminar la economía.

Y con un equipo económico liderado por el ministro Henrique Meirelles -jefe del Banco Central durante el gobierno Lula (2003-2010)- buscará frenar el gasto, flexibilizar el mercado laboral y reducir el costo de las jubilaciones.

Todos los caminos apuntan a la vuelta del rigor para restaurar los equilibrios macroeconómicos. Y todas esas iniciativas requieren enmiendas constitucionales, que podrán pasar con el apoyo que Temer tiene en el Congreso.



 




En esta nota