MUNDO

Dan ventaja a Hernández y opositores llaman a un paro


El Tribunal Supremo Electoral asegura que el presidente obtiene 42,9% de los votos frente al 41,3% de Salvador Nasralla. Opositores dicen que hubo fraude

Las protestas no cesan en Honduras, donde rige el estado de sitio desde el viernes

05/12/2017

Bajo un estado de sitio, una fuerte tensión social y el repudio de la comunidad internacional, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras concluyó ayer el conteo de votos de las convulsas elecciones del 26 de noviembre, con la ventaja del presidente Juan Orlando Hernández ante opositor Salvador Nasralla, aunque sin proclamar oficialmente al ganador.

Nasralla desconoció los resultados y alertó que se ha perpetrado un masivo fraude electoral.

El Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que lidera el ex presidente hondureño Manuel Zelaya, convocó ayer a sus bases a un ‘paro’ esta semana en el país por el presunto fraude al opositor Salvador Nasralla, en los comicios del 26 de noviembre que ganó el gobernante actual, Juan Orlando Hernández.

Sin precisar el día, el dirigente de Libre, Juan Barahona, afirmó a periodistas que ese instituto está preparando para esta semana ‘un paro’ que incluirá “tomas de carreteras a nivel nacional”.

Miles de opositores salieron a las calles sonando cacerolas en todo el país, a reclamar la victoria del opositor Salvador Nasralla desafiando el toque de queda nocturno vigente desde el viernes.

“Ahora terminamos esta fase de conteo”, dijo al finalizar el escrutinio el presidente del TSE, David Matamoros, quien señaló que Hernández tenía el 42,98% de los votos y Nasralla el 41,39%, cuando faltaba por subir el resultado de 18 de las 1.800 actas al sistema de cómputo.
El conteo proyecta como vencedor de los comicios a Hernández, un político derechista de 49 años, quien pudo competir gracias a un polémico fallo judicial que avaló que postulara a la reelección, lo que la Constitución prohíbe.

Sin embargo, la autoridad electoral admitió que podrían aceptar la demanda opositora de revisar más de 5.000 actas que a su juicio presentan problemas.

La posibilidad de un nuevo mandato desató la furia de simpatizantes de Nasralla, de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura, quienes alegan ‘fraude’ electoral y han chocado con policías y militares con saldo de una joven mujer muerta.

Espera continúa 
Matamoros explicó que la proclamación del próximo presidente puede llevar unos 22 días, debido a que tras el conteo de votos viene una fase de impugnaciones que debe cumplirse, según la ley.

Además, continúa el escrutinio de votos para 128 diputados del Congreso, autoridades de 298 municipios y 20 diputados del Parlamento Centroamericano.

“Hacemos un llamado a todos los candidatos y a todos los partidos de que Honduras es primero”, dijo Matamoros al pedir calma ante la complicada coyuntura por el lento y complicado  recuento electoral, que llevó a escenas de vandalismo y saqueos a comercios.

El partido de Nasralla, de 64 años, acusa al gobierno de cometer un fraude electoral en contubernio con el TSE.
Posible revisión de actas  

Anunció que el TSE está anuente a revisar más de 5.000 actas que exigen Nasralla y Manuel Zelaya, el expresidente derrocado en 2009 y coordinador de la alianza.

“Ellos (la oposición) han planteado la revisión de esas actas y nuestro compromiso sigue abierto de revisar esas actas”, prometió el magistrado presidente.

El TSE terminó ayer el conteo de los votos con la revisión de 1.006 actas con inconsistencias como errores en las sumas, falta de firmas, pese a las protestas de la Alianza que exigía la revisión también de más de 5.000 actas.


Anoche, cientos de agentes policiales se negaron a hacer cumplir el estado de sitio y a reprimir a manifestantes de la oposición.
Miembros de los Cobras, el escuadrón especial antimotines, apoyados por policías preventivos, salieron de sus barracas en el norte de la capital, para expresar su negativa a reprimir manifestantes y a hacer cumplir el toque de queda.

Reelección forzada, conteo lento y movilización, claves de la crisis 
Estos son los tres puntos críticos de la crisis electoral en Honduras que explican la convulsión en torno a las elecciones.

1. Reelección cuestionada 
La Constitución Política de Honduras prohíbe la reelección presidencial, pero Hernández pudo postularse a un segundo mandato gracias a un polémico fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia que le dio el visto bueno. Detractores del presidente lo acusan de haber tomado control del máximo tribunal, colocando a sus aliados para obtener fallos a su favor.

2. Lentitud de conteo 
Los temores de fraude vienen desde la elección pasada, en 2013, cuando Hernández venció a Xiomara Castro, esposa de Zelaya, gracias al control del TSE por parte de Hernández.
En las recientes elecciones, la lentitud del conteo ha ayudado a incrementar las sospechas de fraude.

3. Ciudadanía movilizada 
Las sospechas de fraude provocaron grandes movilizaciones de opositores a Hernández, que la semana pasada derivaron en violentos choques con la policía, que dejaron al menos una joven muerta, y saqueos de negocios en varias ciudades del país. El gobierno respondió decretando estado de sitio.