MUNDO

Cristina de Kirchner enfrentará proceso por presunta corrupción


La expresidenta es investigada por asociación ilícita y fraude en la concesión de obras públicas. En el mismo caso están el exministro Julio de Vido y el constructor Lázaro Báez, ambos en prisión preventiva

La exmandataria había solicitado al juez que el caso sea llevado cuanto antes a su etapa oral
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/03/2018

Un juez decidió ayer elevar a juicio una investigación en la que se acusa a la ex presidenta argentina Cristina Fernández de asociación ilícita y fraude en la concesión de obras públicas durante su mandato, por lo que será la primera vez que la actual senadora deba rendir cuentas por presunta corrupción.

La mujer con más poder en el país entre 2007 y 2015, viuda del también exmandatario Néstor Kirchner, tendrá que sentarse en el banquillo, en una fecha aún por determinar, junto a, entre otros imputados, quien fuera ministro del área de obras públicas, Julio De Vido, y el constructor Lázaro Báez, ambos en prisión preventiva por otras causas.

Kirchner había solicitado al juez que el caso fuese elevado “cuanto antes” a su etapa oral, con el fin de “lograr un esclarecimiento definitivo y público de los hechos que, de manera sesgada, arbitraria y contraria a derecho, se relatan” en la acusación.

El juez Julián Ercolini hace así lugar a la posición del fiscal Gerardo Pollicita, que había pedido abrir el juicio oral de la causa que investiga el presunto 'direccionamiento' de contratos de obras públicas a favor del Grupo Austral, propiedad de Báez, en la sureña provincia de Santa Cruz -cuna del kirchnerismo- durante los gobiernos de Kirchner y su esposa.

Según el fallo del magistrado, Fernández, en su carácter de presidenta, “habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional que estaban bajo la órbita de su responsabilidad”.

Kirchner, de 65 años, está acusada de formar una “asociación ilícita” y sacar provecho de ello al otorgar las obras por unos 2.400 millones de dólares.

Otros procesos

Este no será el primer juicio contra la exmandataria, en marzo de 2017, otro juez anunció que la sentará en el banquillo por el millonario perjuicio que generó la decisión de su Gobierno de que el Banco Central vendiera dólares a un precio por debajo del establecido en la Bolsa de Nueva York.

En total, la exjefa de Estado está procesada en cuatro causas, dos de ellas por corrupción.

Además, enfrenta una orden de detención -que no se ha hecho efectiva por contar con fuero parlamentario- por presunto encubrimiento de iraníes acusados del ataque a la mutual judía AMIA, que causó 85 muertos en 1994.

El Gobierno quiere un juicio claro

El Gobierno argentino confió ayer en que el juicio contra la expresidenta Cristina Fernández por presunta asociación ilícita, se dé "con toda la transparencia posible" para garantizar sus derechos.

“Son temas judiciales. Lo importante es que entremos en la normalidad de entender que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley”, remarcó el jefe del gabinete de ministros del Ejecutivo, Marcos Peña.

El funcionario fue consultado por el tema en una conferencia de prensa tras una reunión del equipo de Gobierno en Buenos Aires. Para Peña, "cuando se trata de una expresidenta" es necesario que "se dé todo el debido proceso, con toda la transparencia posible para garantizar ese derecho que tiene".

El juez Julián Ercolini decidió ayer elevar a juicio oral una de las causas contra la expresidenta, actual senadora, así como al exministro de Planificación, Julio De Vido y el empresario constructor Lázaro Báez, entre otros, en la que están investigados por presunta asociación ilícita.
En el expediente se estudian supuestas irregularidades en la adjudicación de obras públicas viales al Grupo Austral, propiedad de Báez, en la sureña provincia de Santa Cruz. 



 




En esta nota