MUNDO

Cristina dice que Macri es un 'machirulo' por tratarla de 'loca'


El presidente argentino pide que no se apoye a su antecesora, que impulsa en el Congreso una ley para frenar el aumento de las tarifas de los servicios públicos

Macri y Cristina en una foto de archivo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

28/05/2018

La expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) dijo hoy que "tratar de loca a una mujer" es "típico de machirulo", después de que su sucesor en la Jefatura de Estado, Mauricio Macri, pidiera hoy al peronismo que no se deje llevar por "las locuras" de la actual senadora.

"Tratar de loca a una mujer. Típico de machirulo", escribió la viuda del también expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) en su cuenta de Twitter.

Esta mañana, a través de un mensaje en vídeo difundido por los canales institucionales de la Presidencia, Macri pidió a los senadores de la oposición peronista -a la que se adscribe Fernández y con gran representación en la Cámara- que actúen con "responsabilidad" y no voten este miércoles a favor del proyecto de ley opositor que busca frenar los aumentos en las tarifas de los servicios públicos impulsados por el Gobierno.

"Demuestren que existe un peronismo responsable y confiable, que no se deja conducir por las locuras que impulsa Cristina Fernández de Kirchner", exclamó el mandatario, que dijo confiar en que los legisladores "van a actuar de manera racional" porque la etapa del despilfarro que a su juicio fue el Gobierno de Fernández "ya terminó".

Desde que asumió la Presidencia, Macri ha insistido en que durante los Gobiernos de Kirchner y Fernández -fuertemente crítica con la política económica actual- se congelaron las tarifas públicas y quedaron desactualizadas ante la creciente inflación gracias a millonarios subsidios públicos.

Esto motivó, según el oficialismo, una gran desinversión en el sector energético y una grave crisis, por lo que durante la gestión actual ya han sido varias las abruptas subidas en las facturas no solo del gas, la luz y el agua, sino también de los peajes, el transporte público y los combustibles.

Ya el 9 de mayo, la Cámara de Diputados dio el visto bueno al proyecto de la oposición, que busca retrotraer a finales de 2017 las tarifas y desde esa fecha subordinar los aumentos a la evolución de los salarios, en un momento de inestabilidad económica provocada por la fuerte depreciación del peso, lo que llevó al Gobierno a anunciar que ha pedido un crédito al Fondo Monetario Internacional.

 Calificado como demagógico e irresponsable por el oficialismo, se espera que de ser aprobado también en el Senado, Macri acabe vetándolo, como le ampara la Constitución, al considerar que tendrá un fuerte costo para el Estado, que ahonda en el gran déficit fiscal que el mandatario se ha propuesto achicar. 



 




En esta nota