MUNDO

Corinna, amiga del rey Juan Carlos, dice que la usó de 'testaferro'


En una conversación grabada, Corinna asegura que el monarca español puso a su nombre varias propiedades para que nadie pueda seguirles el rastro

El rey emérito junto a Corinna, la mujer con la que tuvo una relación sentimental de varios años
Escuchar el artículo Pausar Lectura

11/07/2018

Escándalo en España. Una entrañable amiga del rey Juan Carlos, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, actuó como testaferro del monarca para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero, según la filtración de unas grabaciones publicadas por el periódico El Español.

Según Corinna, la motivación del ahora rey emérito no habría sido de carácter personal sino fiscal: “No lo ha hecho porque me quiera mucho, sino porque resido en Mónaco”.

La conversación se dio entre Corinna y el comisario José Manuel Villarejo (hoy en prisión preventiva) en Londres en 2015, señala el diario español. 

En esta cita habrían quedado desvelados algunos de los secretos mejor guardados de la que se definió, en una entrevista publicada en 2013, como “amiga entrañable” del rey Juan Carlos.

El rey Juan Carlos y Corinna fueron vistos varias veces juntos 

La empresaria mantuvo una larga relación sentimental con el monarca que adquirió carácter público a raíz del accidente que Juan Carlos I sufrió en Botswana, en abril de 2012, cuando se encontraba con ella en una cacería.

El encuentro entre Corinna y el comisario Villarejo fue propiciado por el empresario Juan Villalonga, que asistió a la reunión en calidad de amigo personal de ambos. 

Durante la conversación con el policía y el empresario, Corinna explica que está viviendo "una pesadilla enorme" ya que, a sus espaldas, el rey Juan Carlos habría colocado parte de su patrimonio a nombre de ella. Se refiere a diversas propiedades en Marruecos y otros lugares fuera de España que, tras su ruptura sentimental, Juan Carlos I le estaría reclamando.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, es una empresaria
alemana de origen danés 

Corinna explica que acceder a sus pretensiones supondría cometer un delito: "Lo han hecho con dos o tres cosas y están poniendo muchísima presión. Por ejemplo: mandarle dinero o darle cosas, eso es blanqueo".

En otro momento de la conversación es el empresario Juan Villalonga quien confirma las quejas del rey emérito al ver que ese patrimonio, oculto a nombre de terceros, seguía teniendo a Corinna como beneficiaria tras su ruptura sentimental. Según Villalonga, Juan Carlos I se habría lamentado de que esa circunstancia afectaba seriamente a su posición económica.



 




En esta nota