MUNDO

Cede la esperanza y el temor se asoma entre víctimas de terremoto


El número de fallecidos en el sismo del 19 de septiembre en México subió a 324. Se mantienen tareas de rescate por el momento a casi una semana del temblor

La esperanza de encontrar vida entre los escombros se agota y el ánimo se tensa entre las familias de personas desaparecidas

26/09/2017

A casi una semana del terremoto de magnitud 7,1 que dejó 324 muertos en México (según el último reporte), la esperanza de encontrar vida entre los escombros se agota y el ánimo se tensa, mientras surgen acusaciones de negligencia de autoridades detrás del colapso de edificios.  

El alcalde de la ciudad, Miguel Mancera, dijo a la televisión local que son cinco los sitios donde los equipos de rescatistas, tanto locales como extranjeros, continúan trabajando en el centro y el sur de la ciudad.

El grueso de ellos se concentraba en el sector Roma, donde un edificio de siete pisos se derrumbó. Protección Civil contabilizaba a unas 40 familias que buscan a seres queridos que estaban ahí al momento del sismo, poco después del mediodía del pasado martes, cuando los mexicanos recordaban otra tragedia: el terremoto de 8,1 del 19 de septiembre de 1985 que dejó más de 10.000 muertos.

Un centenar de familiares sumaban seis días instalados en carpas y colchonetas alrededor del inmueble destruido.
Las autoridades no han precisado en las últimas horas si aún esperan encontrar sobrevivientes, pero un rescatista mexicano consultado por la AFP comentó bajo anonimato que mantienen la esperanza de que haya personas con vida.

En tanto, medios locales denunciaron que la escuela del sur de la ciudad, donde murieron sepultados 19 niños y siete adultos, habría utilizado documentación falsa para poder operar. 

Más de 9.000 inmuebles ya han sido revisados en toda la ciudad y la gran mayoría ya son habitables, unos 700 requieren alguna reparación para volver a serlo y 300 sí presentan afectaciones graves, informó el alcalde. “No quiere decir que esos 300 tengan que ser demolidos”, dijo Mancera detallando que tras un dictamen mayor se determinará si se derriban o se refuerza su estructura.

La mayoría de escuelas capitalinas recibieron luz verde para seguir operando tras un sismo el 7 de septiembre de magnitud 8,2, que devastó el sur del país pero dejó ilesa a la capital.



 




En esta nota