MUNDO

Cataluña a un paso de proclamar independencia


Carles Puigdemont convocará a las elecciones catalanas el 20 de diciembre. La situación sigue tirante en España ya que el Gobierno ibérico busca la suspensión del autogobierno de la región

No hay diálogo y la situación se complica. Se habla de que la votación será el 20 de diciembre. Foto: Reuters

26/10/2017

El parlamento catalán abre este jueves un pleno extraordinario de dos días que podría desembocar en una proclamación de independencia, mientras el Senado en Madrid se prepara al mismo tiempo para autorizar la suspensión del autogobierno de la región.

La crisis más prolongada de la democracia española, el desafío secesionista catalán, entra en su fase decisiva, el inicio de un plenario extraordinario del parlamento en Barcelona. Según el diario La Vanguardia, la elección está convocada para el 20 de diciembre.

El objetivo es decidir la respuesta a los planes de suspensión del autogobierno que, horas antes del debate, todavía no estaba clara. En el gobierno independentista de Carles Puigdemont existen divisiones entre declarar la secesión o convocar elecciones.

El miércoles se reunió hasta la madrugada para intentar encontrar un acuerdo con los partidos y asociaciones independentistas. A las 10:00 debe haber otra reunión del ejecutivo regional, según la prensa española.

En el pleno está prevista una intervención por tiempo ilimitado de Puigdemont, que debe ser respondida por todos los grupos políticos antes de suspender la sesión. Las votaciones no llegarían hasta el viernes, cuando podría proclamarse la secesión.

Sin diálogo

La última puerta al diálogo entre independentistas y poder central pareció cerrarse definitivamente el miércoles cuando Puigdemont declinó acudir al Senado a presentar sus alegaciones.

Horas antes, el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que no quedaba otra vía que la intervención a través del artículo 155 de la Constitución, nunca utilizado en las últimas décadas de democracia en España.

Mediante éste, Rajoy pide destituir al gobierno catalán y limitar los poderes del parlamento regional, entre otras medidas, hasta convocar elecciones regionales antes de seis meses.

La medida supondría un terremoto político en Cataluña, que recuperó su autogobierno tras la dictadura de Francisco Franco, y Puigdemont ya advirtió que podría declarar la independencia en respuesta.

Según él, los resultados del referéndum inconstitucional del 1 de octubre, ganado ampliamente por los separatistas pero con una participación del 43% y celebrado sin apenas garantías, le permiten constituir una república en esta región mediterránea de 7,5 millones de habitantes.

Anhelada históricamente por los nacionalistas, esta república amenaza con ser muy efímera ante la hostilidad de Madrid y la Unión Europea y la profunda división que despierta en los catalanes.

 Tampoco se antoja fácil la intervención desde Madrid, ante el rechazo que levanta en amplios sectores de Cataluña. "A lo mejor hay resistencia", reconoció el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la radio Cadena Ser, advirtiendo a los funcionarios que "hay que cumplir la ley".



En esta nota



e-planning ad