MUNDO

Cae el conductor y hallan muerto a un polaco en 
el camión de Berlín


Ya son 12 los muertos y 48 heridos tras la embestida de un camión contra un mercado en Alemania. Los servicios de inteligencia de ese país temían un atentado en estos mercados tradicionales de la época


19/12/2016

Al menos 12 personas murieron y otras 48 resultaron heridas este lunes por la noche cuando un camión embistió a una muchedumbre en un mercado de Navidad de Berlín, informó la policía, que sospecha que se trate de un atentado. El conductor fue arrestado en las inmediaciones.

Asimismo, se informó que el cuerpo hallado en el interior del camión es de un ciudadano polaco. "El hombre hallado en el camión es un ciudadano polaco", informó en su cuenta de Twitter la policía.


"Es una triste certeza, hoy 12 personas murieron en la plaza Breitscheid, otras 48 se encuentran en hospitales, algunas con heridas graves", señaló la policía berlinesa en Twitter.

Las sirenas de ambulancias que se escuchaban durante la noche en pleno corazón del Berlín occidental confirmaban que el terror ha vuelto a Europa. Lo ocurrido este lunes resulta calcado del golpe brutal que sufrió la ciudad francesa de Niza de julio.

Hacía tiempo que los servicios de inteligencia temían que los mercadillos navideños fueran objetivo yihadista. Pese a que las autoridades alemanas insistían en no sacar conclusiones apresuradas, el ministro del Interior, Thomas de Maizière, recalcó a medianoche que “muchos indicios” apuntan a un atentado. La policía detuvo a un sospechoso de ser el conductor. Su copiloto murió en la embestida, informó El País de España.

Los alemanes saben que ha llegado la Navidad cuando empiezan a sucederse los mercadillos iluminados donde se comen salchichas y se bebe glühwein (vino dulce caliente). Hacía tiempo que flotaba en el aire la posibilidad de que una de las señales de identidad de la cultura y tradición del país sufriese un ataque. La preocupación creció después de la detención conocida la semana pasada de un niño de 12 años alemán-iraquí fuertemente radicalizado que había tratado de poner una bomba en uno de estos mercados en Ludwigshafen, al suroeste del país. Distintos datos hacen pensar que ese escenario de pesadilla que Alemania temía se produjo el lunes. 

Las autoridades insistían anoche en que aún están investigando si lo ocurrido es un accidente o a un atentado, pero alrededor de la medianoche la situación parecía ir aclarándose poco a poco. “No quiero usar aún la palabra atentado, aunque muchos elementos apuntan en esa dirección”, dijo el ministro De Maizièrea la televisión pública. La Casa Blanca se apuntó a esta teoría al condenar “lo que parecer ser un ataque terrorista”.

Medios como Die Welt o la agencia dpa aseguraban, citando fuentes de los servicios de seguridad, que el detenido había entrado en Alemania como refugiado; y el Tagesspiegel añadía que es afgano o paquistaní. Esta información no ha sido confirmada oficialmente. Si se confirmara esta posibilidad, este sería el primer ataque yihadista con víctimas mortales en Alemania. Hasta ahora, los atentados de simpatizantes del Estado Islámico —como el ocurrido en un tren de Baviera el pasado verano— habían ocasionado heridos, pero no muertos. Antes de aclararse lo ocurrido, el partido derechista antinmigración Alternativa para Alemania (AfD) se apresuró a responsabilizar de lo ocurrido a la canciller Angela Merkel. “¿Cuándo devuelve el golpe el Estado de derecho alemán? ¿Cuándo va a parar esta maldita hipocresía? Estos son los muertos de Merkel”, escribió en Twitter Marcus Pretzell, líder regional del partido.



En esta nota



e-planning ad