MUNDO

Brexit: ¿cambiaron de opinión los votantes de Reino Unido sobre su decisión de salir de la UE?


Cuando falta poco más de un año para que Reino Unido salga de la Unión Europea, la cuestión del Brexit sigue siendo divisiva. ¿Dónde se encuentra actualmente la opinión pública?


Los nuevos sondeos indicarían que el Reino Unido no se iría de la Unión Europea. Foto:Getty Images
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/03/2018

El Brexit continúa a buen ritmo con la controversia pisándole los talones. La primera ministra, Theresa May, propuso recientemente que el país abandone tanto el mercado único como la unión aduanera. No obstante, el opositor Partido Laborista respondió que deberían permanecer en una unión aduanera.

Los ex primeros ministros John Major y Tony Blair sugirieron que el Parlamento debería estar preparado para rechazar cualquier acuerdo "difícil" y considerar la celebración de un segundo referéndum, una posibilidad desestimada por los defensores del Brexit.

Nada de esto podría importar si May tuviera una mayoría segura en la Cámara de los Comunes y un grupo parlamentario que estuviera unido en su apoyo al Brexit.

Pero no tiene ninguna de las dos cosas, por lo que continúa la especulación de que el voto para abandonar la

Sin embargo, ¿hay alguna razón para creer que el resultado podría ser diferente si la pregunta fuera presentada nuevamente a los votantes?

Después de todo, el resultado en junio de 2016 fue bastante reñido: 52% a favor de abandonar la UE contra un 48% a favor de quedarse. No tendrían que ser muchas personas las que cambien de opinión para emitir un veredicto diferente.

Las encuestas que preguntan cómo votarían ahora han sido relativamente pocas. Pero las que se han llevado a cabo, sugieren que puede haber habido un pequeño cambio a favor de permanecer.

Los cuatro sondeos más recientes, realizados por BMG Research and Survation entre noviembre y enero, muestran un 52% a favor de permanecer y un 48% que quieren abandonar.

Por el contrario, cuatro encuestas realizadas hacia fines de 2016 mostraron que un 51% continuaba queriendo abandonar la UE contra un 49% que deseaba quedarse.

Del mismo modo, cuatro encuestas recientes -realizadas por ICM y ComRes entre diciembre y marzo- que analizaron cómo la gente podría votar en un segundo referéndum, aunque sin plantear la pregunta original exacta- también se muestran favorables a permanecer con un 51% frente a un 49%.

Las lecturas más regulares de cómo los votantes ven ahora el Brexit han sido proporcionadas por una pregunta que YouGov hizo a sus encuestados poco después del referéndum: "En retrospectiva, ¿cree que el país estaba en lo correcto o se equivoca al votar para dejar la UE?".

Hay una tendencia clara

¿Reino Unido acertó o se equivocó al votar abandonar la Unión Europea?

Acertó % (verde)

Se equivocó % (morado)

Hasta las elecciones generales del año pasado, aquellos que respondieron que la decisión de abandonar la UE era "correcta" superaron por poco a los que dijeron "incorrecta".

Desde las elecciones, la opinión se ha revertido, y los que dicen que la decisión es "incorrecta" son un poco más numerosos que aquellos que respondieron "correcta".

Por lo tanto, todos los datos de las encuestas apuntan en la misma dirección: parece haber una ligera caída en el respaldo del Brexit.

Pero en este punto hay que tener mucha precaución. Las encuestas de opinión no siempre son totalmente precisas.

Cuando las encuestas son tan reñidas como en el caso del Brexit, el único juicio sensato que podemos hacer es que el resultado de cualquier segundo referéndum va a ser demasiado justo como para convocarlo.

Todo lo que se puede decir con certeza es que Reino Unido está dividido en dos tal como lo estaba en junio de 2016.

La incertidumbre sobre el resultado de cualquier referéndum futuro se pone de relieve cuando miramos debajo del capó de las urnas.

La razón por la cual la mayoría de las encuestas ahora muestran la opción de permanecer en la UE por delante de la del Brexit no se debe a que haya más votantes a favor del Brexit que hayan cambiado de opinión, o lo opuesto.

Por el contrario, la mayor parte del cambio de dirección se debe al 28% que no votó en 2016 y que ahora es mucho más probable que votara a favor de permanecer.

Eso sugiere que el resultado de cualquier segunda votación podría depender de quién vote y quién no, algo que es muy difícil de predecir.

Pero, ¿quieren los votantes otro referéndum?

O una votación sobre el acuerdo final entre Reino Unido y la UE, donde la alternativa podría ser, por un lado, permanecer en la UE y, por otro, irse sin ningún tipo de acuerdo.

Las encuestas realizadas por Lord Ashcroft descubrieron que aunque volver a repetir el referéndum original era decididamente impopular (51% estaba en contra, 38% a favor), había menos oposición a un voto donde la elección era entre el acuerdo contra irse sin uno (39% estaba a favor, el 31% se opuso, aunque el 30% no estaba seguro).

Al mismo tiempo, no sólo importa el tipo de segundo referéndum. También lo hace cómo se va a presentar la idea a los votantes.

Cuando, en numerosas ocasiones, YouGov ha preguntado si "debería o no debería haber un referéndum para aceptar o rechazar" los términos del acuerdo que finalmente se negocie con la UE, en promedio un 33% se mostró a favor y un 46 % en contra.

En contraste, cuando Survation preguntó si las personas apoyan "celebrar un segundo referéndum para permitir que el público vote sobre un acuerdo Brexit cuando se conozcan los detalles", un 46% se mostró a favor y solo un 42% en contra.

Presentar un referéndum como una forma de poner a los votantes a cargo aparentemente hace que la idea sea más atractiva.

Pero queda por ver si eventualmente se les otorgará ese rol.



 




En esta nota