MUNDO

Arrestan a traficante de armas bolivianas en Brasil


Sebastiao Braz da Fonseca, de 49 años y presentado como un traficante internacional de armas, fue detenido por agentes de la Comisaría Especializada en Armas

Fonseca Neto que introdujo armas bolivianas a Brasil fue localizado en Pedra de Guaratiba

17/06/2017

Un traficante de armas condenado a siete años de prisión por haber introducido en 2010 a Brasil siete fusiles que adquirió en Bolivia fue arrestado el viernes en Río de Janeiro, informó el sábado la Policía Civil de este estado brasileño.

Sebastiao Braz da Fonseca Neto, de 49 años y presentado como un traficante internacional de armas, fue detenido por agentes de la Comisaría Especializada en Armas, Municiones y Explosivos (Desarme) de la Policía Civil del estado de Río de Janeiro, informó el organismo en un comunicado.

Fonseca Neto fue localizado en Pedra de Guaratiba, una población de pescadores en las afueras de Río de Janeiro y en donde al parecer se escondía desde hacía algunos meses.

El traficante fue detenido en flagrante en 2010 cuando, en compañía de un cómplice identificado como Francisco Ferreira Moura y fingiendo ser un pastor evangélico, transportaba siete fusiles de fabricación estadounidense y que dijo haber adquirido en Bolivia.

Los dos hombres fueron sorprendidos en un puesto de control de la Policía en la carretera federal BR-292 entre Miranda y Corumbá, ciudades del estado de Mato Grosso do Sul (oeste de Brasil) ubicadas en la frontera con Bolivia.

De acuerdo con la Policía, los traficantes recibirían 20.000 reales (unos 6.250 dólares) por entregar los fusiles Buchmaster, del modelo M-15 y calibre de 5,56 por 45 milímetros, a una banda criminal que controla el tráfico de drogas en el Morro do Martins, una favela en Niteroi, ciudad en la región metropolitana de Río de Janeiro.

Fonseca Neto fue liberado en la época gracias a un recurso judicial pero desapareció, por lo que fue condenado en ausencia a siete años y seis meses de prisión por tráfico internacional de drogas.

El mes pasado agentes de la misma comisaría se incautaron de 60 fusiles de guerra, en su gran mayoría AK47, que estaban escondidos en un contenedor que llegó al aeropuerto internacional de Río de Janeiro procedente de Miami.

El decomiso elevó a 250 el número de fusiles aprehendidos por las autoridades en lo que va del año en Río de Janeiro. Este tipo de arma es uno de los preferidos por los narcotraficantes que controlan favelas en Río de Janeiro debido a que les permiten atacar a la Policía desde largas distancias.



En esta nota



e-planning ad