SEGÚN UN ESTUDIO

Los conflictos en África podrían haber matado a 5 millones de niños


De acuerdo con el estudio publicado por The Lancet, se comparó datos de 15.441 conflictos. También se calcularon el número de niños muertos en las guerras en el continente.

Foto referencial. Los conflicto armados aumentan considerablemente el riesgo de muerte de los menores.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

30/08/2018

Los conflictos armados en el continente africano, y las enfermedades y el hambre que estos conllevan, pudieron haber causado la muerte de 5 millones de niños menores de cinco años entre 1995 y 2015, según un estudio publicado el viernes.


 De estos, alrededor de tres millones eran bebés de hasta doce meses, es decir, el triple de las personas directamente abatidas en un conflicto en el continente.

El estudio, publicado en la revista médica The Lancet, no se apoya en ningún efectivo real, sino que comparó datos de 15.441 conflictos en los que casi un millón de personas murieron, según los investigadores. Los autores emplearon esos datos para calcular el riesgo de muerte de un niño en un radio de 100 km de un conflicto armado y hasta ocho años después. A continuación, calcularon el número de decesos de niños atribuidos a las numerosas guerras en África.

La cifra de cinco millones es muy superior a las de las estimaciones precedentes, señalan los autores, Eran Bendavid, de la Universidad de Stanford, y sus colegas. "En los últimos 30 años, se produjeron en África conflictos armados más frecuentes y más intensos que en cualquier otro continente", apuntan.

"Este análisis muestra que los efectos de los conflictos armados van más allá de la muerte de los combatientes y de la devastación física: los conflictos armados aumentan considerablemente el riesgo de muerte de niños jóvenes durante un largo periodo".  

Además de herir directamente a los niños, los conflictos contribuyen a la muerte y al retraso en el crecimiento "durante muchos años y en amplias zonas", según el equipo. Y esto, a causa de la interrupción de los cuidados médicos para mujeres embarazadas y recién nacidos, la propagación de enfermedades a medida que los servicios sanitarios y las redes de agua se hunden, de la falta de medicamentos y de la malnutrición que se genera cuando se agotan los víveres.



 




En esta nota