MUNDO

40.000 civiles fueron evacuados de Alepo


La gran mayoría se dirigieron hacia áreas rurales de esta provincia y de Idlib

Muy pocos quisieron ir hacia la sección occidental de Alepo, que está dominada por las fuerzas gubernamentales

22/12/2016

Entre 35.000 y 40.000 personas que se encontraban sitiadas en el este de Alepo, en Siria, fueron evacuadas en los últimos días y la gran mayoría se dirigieron hacia áreas rurales de esta provincia y de la vecina Idlib que están controladas por fuerzas rebeldes, informó este viernes la ONU.

Muy pocos quisieron ir hacia la sección occidental de Alepo, que está dominada por las fuerzas gubernamentales, precisó el enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura.

Agregó que ahora la prioridad es que el personal de la ONU obtenga acceso a los evacuados para aportarles ayuda, pero también para brindarles protección.

El coordinador de la ayuda humanitaria de la ONU para las áreas sitiadas en Siria, Jan Egeland, dijo que la operación de evacuación -que describió como "grande, peligrosa, difícil y compleja"- está en su fase final, sin precisar si todavía quedan civiles que deban salir.

Paralelamente finaliza la evacuación de unas 2.500 personas de las localidades de Fua y Kefraya, parcialmente sitiadas por grupos rebeldes, que fue temporalmente interrumpida a principios de esta semana con el incendio intencional de los autobuses que debían transportar a los evacuados.

Sobre las condiciones de la evacuación del este de Alepo, Egeland dijo que más de mil vehículos -entre automóviles, autobuses y camiones- salieron "repletos de gente" a las que hay que prestar ayuda "en una carrera contra el tiempo y el invierno".

"Necesitamos más presencia humanitaria en todas las áreas donde hubo guerra y hay mucha tensión, ya que presencia significa protección (para los civiles)", declaró.

La ONU tiene ahora 31 empleados que supervisan la evacuación, además de más de un centenar de colaboradores que están en Alepo para encargarse del suministro de ayuda humanitaria.

"Pedimos acceso total y sin trabas a todas las áreas en el este de Alepo, entramos en algunas partes, pero necesitamos ir a las que faltan, incluida aquella que fue el último enclave de los grupos armados opositores", precisó.

Consideró que esta evacuación permitió salvar muchas vidas y que "el final de la batalla fue menos cruel de lo que pudo ser".

Egeland se quejó de la "burocracia" siria, que obstaculizo permanentemente el acceso humanitario no sólo a Alepo sino a otras 15 localidades que permanecen sitiadas.

De todos los permisos que la ONU solicitó para llevar ayuda a esos lugares en este mes de diciembre, sólo obtuvo uno que le permitió hacer llegar un convoy con asistencia vital para 6.000 personas en un pueblo localizado al sudoeste de Damasco.