MUNDO

2 años sin respuesta, el misterio de Ayotzinapa


La desaparición de 43 estudiantes en septiembre de 2014 en el estado mexicano de Guerrero, es para la Comisión Nacional de Derechos Humanos "un expediente abierto"

Los padres de algunos de los alumnos desaparecidos viven ahora en instalaciones de la normal
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/09/2016

En aulas donde se formaba a los futuros profesores de las primarias más pobres de México, hoy viven padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos desde septiembre 2014 con la esperanza de encontrar a sus hijos vivos.

Algunas madres duermen en un salón con colchones en el piso y redes contra mosquitos. También hay un par de altares con las fotos de sus hijos junto a imágenes religiosas, donde pasan horas rezando.

Un par de padres habitan otro de los salones donde cocinan elotes en una lata a falta de olla y usan un pequeña parrilla eléctrica instalada sobre un trozo de cemento.

De igual manera vive una veintena de familiares de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, en Ayotzinapa, Guerrero (sur), desde el 27 de septiembre de 2014, un día después de que sus hijos desaparecieron.

Las autoridades les aseguraron que sus hijos fueron entregados por policías a miembros de un cártel de la droga, quienes los asesinaron y quemaron sus cuerpos en un basurero.

Los padres nunca creyeron en esa versión y se aferran a la posibilidad que sus hijos están vivos, especialmente después de que expertos independientes rechazaron la conclusión oficial.

Quienes vivían en poblaciones alejadas decidieron mudarse a la escuela de Ayotzinapa en la lucha para encontrar a sus hijos, e instalarse en aulas dentro de esta escuela de tradición socialista, que tiene retratos del "Che" Guevara, Lenin y otros guerrilleros.

Sin perder la esperanza

María Elena Guerrero se entristece cuando habla de la desaparición de su hijo Giovanni Galindo y le tiembla la voz cuando dice que creé que está vivo y que ahora tiene 21 años.

Ella duerme sobre un colchón colocado debajo de un pizarrón interactivo tan blanco como las paredes del aula que al igual que el piso lucen nuevos e impecables.

Sobre la pared hay unos versos del fallecido escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti escritos en una cartulina: "No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento...".

A sus 57 años luce cansada, pero es fuerte. Confiesa que cada vez que ve a un uniformado siente coraje y se lo dice a la cara. Uno le respondió una vez que él no había hecho nada: "lo siento tía, si yo estuviera desaparecido seguro mi madre también me estaría buscando".

,
No pierden las esperanzas. Los padres de los estudiantes esperan poder encontrar a sus hijos con vida
No pierden las esperanzas. Los padres de los estudiantes esperan poder encontrar a sus hijos con vida
Los padres de algunos de los alumnos desaparecidos viven ahora en instalaciones de la normal
Los padres de algunos de los alumnos desaparecidos viven ahora en instalaciones de la normal
Los padres de algunos de los alumnos desaparecidos viven ahora en instalaciones de la normal
Los padres de algunos de los alumnos desaparecidos viven ahora en instalaciones de la normal
No pierden las esperanzas. Los padres de los estudiantes esperan poder encontrar a sus hijos con vida
No pierden las esperanzas. Los padres de los estudiantes esperan poder encontrar a sus hijos con vida
En dos salones de la institución educativo se han instalado camas e improvisados dormitorios para los padres
En dos salones de la institución educativo se han instalado camas e improvisados dormitorios para los padres


 




En esta nota