MUNDO

18 muertos en un bus que ardió en Alemania


El vehículo transportaba a un grupo de turistas. Es uno de los peores accidentes de tránsito de los últimos años en Europa

Un autobús que transportaba turistas sufrió un grave accidente y terminó en llamas en el sur de Alemania. Foto: The Bild

03/07/2017

Un autobus de turistas se quemó por completo este lunes a raíz de un accidente ocurrido en una autopista del sur de Alemania, dejando 18 muertos y 30 heridos, en uno de los siniestros más graves de estos últimos años en Europa.

"Treinta pasajeros resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad, y fueron trasladados a hospitales de los alrededores. Los otros 18 perdieron la vida en el autobús en llamas", señalaron la policía y la fiscalía locales en un comunicado.

Los equipos de rescate pensaron en un primer momento que los desaparecidos habían podido huir en un movimiento de pánico hacia los bosques circundantes pero las operaciones de búsqueda no dieron ningún resultado.

Poco después de las 07:00 locales, el vehículo, que llevaba a bordo a 46 turistas ancianos, junto a dos chóferes, se encontró en un atasco y chocó contra un camión que circulaba delante. Se incendió y se quemó por completo.

Este grupo de turistas venían de la región de Sajonia, en el este del país, precisó la policía.

Varios de los heridos se encontraban entre la vida y la muerte, según la misma fuente.

Las imágenes difundidas por la televisión mostraban la carcasa del autobús totalmente calcinada y humeante en medio de la autopista.

El accidente tuvo lugar cerca de Münchberg, en una zona boscosa y montañosa en la frontera entre los estados de Baviera y Thuringe, cerca de la frontera con la República Checa. La autopista A9 quedó bloqueada en ambos sentidos.

Varios helicópteros de rescate se desplazaron al lugar del accidente, mientras técnicos, policías y socorristas trabajaban en torno a la carcasa ennegrecida del autobús. Fueron movilizadas más de 200 personas.
   
Precedentes en Europa

La canciller Angela Merkel está "conmocionada" por el drama, indicó su portavoz Steffen Seibert, transmitiendo todos los "pensamientos" de la dirigente "a las víctimas y a sus familiares, así como a los heridos". 

En Alemania, el accidente más grave registrado en los últimos diez años había dejado 20 muertos en una autopista cerca de Hannover, en el oeste del país, el 4 de noviembre de 2008. Eran en su mayoría personas ancianas y la tragedia se debió aparentemente a un pasajero imprudente que fumó en los aseos del vehículo.

En Francia, una colisión frontal entre un camión y un autocar en que viajaban personas de la tercera edad mató a 43 personas en Puisseguin, en el suroeste, el 23 de octubre de 2015. Ambos vehículos ardieron rápidamente, atrapando a los pasajeros en su interior.

En Ucrania, 45 personas fallecieron en la colisión de un tren con un autobús en un paso a nivel en Marganets, en el centro-este, el 12 de octubre de 2010. Fue el accidente más mortífero ocurrido en los últimos diez años en Europa.

El pasado 21 de enero, un autocar húngaro en que viajaba un grupo de adolescentes se incendió tras chocar contra el pilar de un puente al salir de la autopista de Verona, en Italia, cuando regresaban de un viaje escolar a los Alpes franceses. El accidente dejó 16 muertos.

El valor de un profesor de educación física, que regresó varias veces al vehículo a buscar alumnos pese a que él mismo estaba gravemente herido, evitó un balance aún más grave.



En esta nota



e-planning ad