Inicio Editorial Clima Clasificados  
   
   
SEGURIDAD
Jacob Ostreicher: «Soy rehén de la justicia controlada»
Está arrepentido de venir a Bolivia. Habla de la relación con su socio Andrés Solty, de Maximiliano Dorado, de Osi Dorado y de Claudia Liliana Rodríguez, a la que califica de sicópata. Llegó a tener 30 millones de toneladas de arroz, está con párkinson y denuncia que los jueces están amenazados
11 de Noviembre de 2012 | 00:36
A+ A-

 

Guider Arancibia Guillén

Llegamos hasta la habitación 215, bloque D, de la clínica Incor, donde está internado el empresario estadounidense Jacob Ostreicher (53). Allí está escoltado por policías de la cárcel de Palmasola, porque la Fiscalía de Sustancias Controladas le sigue un proceso por el delito de legitimación de ganancias ilícitas. Recostado en su cama, observamos casi permanentes temblores en sus brazos y en sus manos. Nos hizo notar que el cubrecama con el que estaba tapado tenía impresa la fotografía de cinco de sus 11 nietos. “Me envuelvo todos los días, no puedo verlos, lloro porque los amo pero estoy lejos y destruido”, dijo.  

- ¿Quién es realmente Jacob Ostreicher?

- Tengo 11 nietos, no los veo desde hace dos años, dos de mis nietos nacieron cuando yo estaba en Palmasola, nunca los he visto.

Jacob es un empresario que ha hecho negocios por 30 años en la construcción en Estados Unidos, además de en otras inversiones. Uno de los mayores inversores de este proyecto es Andrés Solty, abogado respetable en Ginebra (Suiza). 

Claudia Liliana Rodríguez Espitia era estudiante de abogacía y cuando estuvo en Ginebra (Suiza) completó sus estudios y fue a trabajar a la oficina de Solty. Claudia Liliana trabajaba para Solty en su oficina, era muy buena abogada. Ella le comentó a Andrés Solty que comprar tierras a buen precio en Bolivia era una buena oportunidad para ingresar al negocio de la agricultura y poder emplear a cientos de personas. 

Solty y yo nos sentimos invitados por el presidente Evo Morales, porque a través de su discurso invitaba a inversores extranjeros a su país. ‘Si respetaban las leyes, no tienen nada de qué preocuparse y la inversión es segura’, decía. 

- ¿Qué pasó con las relaciones comerciales entre todas las personas que usted menciona?

- Solty y yo nos juntamos y dijimos que era una buena oportunidad para ir a Bolivia, a invertir dinero.

Entonces, Claudia Liliana convenció a Solty que ella era la mejor persona para dirigir y administrar esta operación, porque era de Colombia. ‘Hablo español, soy la persona perfecta para administrar esta operación’, le había dicho, y Solty tenía confianza porque hacía un buen trabajo en su oficina. Ella vino a Bolivia, compró la propiedad, la maquinaria, contrató a más de 500 trabajadores y organizó todo.   

 


Testimonio. Jacob Ostreicher contó su historia visiblemente afectado de su salud. Prefiere no hablar del actor Sean Penn

- ¿Cómo es que va avanzando este proyecto de inversión?

- Después de un año y medio yo empecé a darme cuenta de que Liliana Rodríguez nos estaba robando dinero. Yo venía aquí antes cada tres meses, por tres o cuatro días, solamente para verificar los negocios y ella no nos proveía de documentación adecuada. Ella abrió dos empresas en Bolivia, una de nombre Lagro y otra empresa llamada Agrocol, y a nombre de Claudia Liliana. Ella le explicó a Solty que lo hacía de esa manera por tener la residencia en el país y que de esta manera era más fácil administrar el negocio. Hicimos un contrato con Liliana Rodríguez, que consitía en que todos los activos que comprara ella para dirigir esta operación nos pertenecían, pero después de un año y medio nos dimos cuenta de que ella robó millones. Me enteré de que lo que pagó por la propiedad era muy menor a lo que nos había dicho. Alguna maquinaria no habían sido ni siquiera pagada. Al lado de nuestra propiedad había una propiedad que pertenecía a Maximiliano y a Osi Dorado. Ella nos llamó y dijo que podíamos conseguir esa propiedad por un precio muy barato. Y tenía también viviendas para los trabajadores. Nos dijo que comprar eso iba a ser beneficioso, entonces le autorizamos que la compre. Vine aquí para esa operación. Me presentó a Maximiliano Dorado, fue cuando lo conocí, no pude hablar con él porque no habla ni una palabra en inglés, pero Claudia era quien entablaba la conversación y nos comunicamos de esa manera. Entonces,  entre los tres negociamos un precio, hicimos trato y de ahí volví a mi casa y le enviamos el dinero a ella. 

Luego nos enteramos de que nos había robado todo el dinero. Vine a Bolivia, la denuncié, le quité el poder que tenía ella y puse un aviso en el diario El DEBER de una página completa y ofrecí recompensa para cualquiera que la encontrara.

- ¿Hubo demandas judiciales por las relaciones comerciales entre ustedes?

- Presenté dos procesos penales contra Claudia Liliana Rodríguez seis meses antes de la investigación que me siguen y una denuncia civil de toda la plata que nos había robado. Yo abrí una nueva empresa, que se llama Coliagro. 

Fernando Ribera, del Ministerio de Gobierno, dice ahora que Coliagro es de Jacob Ostreicher y de Claudia Liliana, pero Liliana no estaba en esa empresa, él sostiene que es lo mismo Elagro, Agrocol, pero puede verificar con documentos que Coliagro es solamente mío. 

Cuando vine aquí para continuar con la investigación,  me enteré de que Claudia Liliana nunca había pagado por la propiedad que obtuvo de Maximiliano Dorado. Osi Dorado hizo una denuncia contra Claudia Liliana y ganó el caso y la propiedad fue devuelta a Osi. 

Nosotros le habíamos enviado el dinero para que se lo entregue a Maximiliano Dorado, pero nunca se lo dio. Después que me enteré de esto, me di cuenta de que ella ya había sembrado arroz en la propiedad de Maximiliano Dorado, pero nunca había pagado por la tierra. Invertimos dos millones de dólares para hacer puentes, viviendas en la propiedad pero nos enteramos que nunca había hecho eso. Había plantado arroz,  pero jamás había pagado por la propiedad. Maximiliano Dorado tenía confianza en Claudia Liliana porque ella lo estaba manipulando. Es muy inteligente, pero es una sicópata, nos robó a nosotros y también le robó a Dorado. Fui a buscar a Osi Dorado, no sabía quién era, pero mi abogado me ayudó a encontrarlo. Le pregunté: ¿qué va pasar con todo este arroz que fue sembrado en tu propiedad? y él me dijo que Claudia Liliana nunca le había pagado y que sabía que ella le había robado mucha plata a usted también. 

- ¿Qué pasó con las grandes cantidades de sembradíos de arroz?

- Osi Dorado me dijo: usted hizo que mi propiedad sea hermosa y le voy a dejar que usted saque el arroz de mi propiedad porque si usted quiere comprarla, podemos hablar. La propiedad no le pertenece ni a usted ni a Claudia Liliana, ella nunca nos pagó. Yo la denuncié y la recuperé. Yo saqué el arroz de esa propiedad y de la mía justo al lado de la de él. Tenía 30 millones de toneladas de arroz, la mayoría era mío y una parte era de la propiedad de Osi. Todos los que tenían un camión sacaban de mi propiedad. 

¿Qué pasó con Maximiliano Dorado y qué destino tuvo el arroz?

- Cuando el Gobierno se enteró que tenía tanto arroz, investigaron y se dieron cuenta de que una pequeña propiedad era de Maximiliano Dorado, que seguía en Bolivia. 

- ¿Por qué cree que no fue encarcelado en Bolivia Maximiliano Dorado?

- Lo tomaron a Maximiliano, esta fue su excusa, lo llevaron a Brasil y me quitaron absolutamente todo con la excusa de que yo era un narcotraficante. Los fiscales Álvaro La Torre y Marina Flores vinieron a mi oficina, me trataron con respeto, hablé con ellos por casi 12 horas, les conté toda la historia, no sabían quién era Liliana ni dónde vivía, yo les mostré su casa y les conté que después que le quité el poder huyó del país. Les mostré a los fiscales todo el dinero que fue de banco a banco y durante 12 horas estudiaron en mi oficina los documentos, sabían que yo no era un criminal. Le dije a La Torre que si pensaba que era un criminal que se quedara con mi pasaporte. Me dijo que yo estaba ayudando mucho con la investigación y que no me preocupe. Me pidió que cuando yo vaya a Estados Unidos le traiga mi documentación para justificar de qué vivía. Dos semanas después fui a Estados Unidos, traje todos los documentos, los traduje en español, los legalicé en el Consulado Boliviano en Estados Unidos. Volví a Estados Unidos y luego regresé a Bolivia.  

 


Recuerdo. La foto de cinco de sus once nietos estampada en su colcha con la que se cubre y se lamenta por no estar con ellos

 

- ¿Cómo es que usted va preso por narcotráfico?

- Algo misterioso pasó. Los fiscales La Torre y Flores fueron cambiados y entraron Janeth Velarde y Roberto Achá. Les conté otra vez la historia, les mostré toda la documentación, les dije que volaría a Suiza para demostrar el origen del dinero y el estado de legalidad de las cuentas bancarias. Cada vez que venían los fiscales a mi oficina se llevaban todo, computadoras, papeles, documentación, etc.

 No escapé, les di 60 horas de declaración, esperaba que los fiscales me ayudaran a encontrar a Liliana, que la pusieron en la cárcel. Yo esperaba que los fiscales me ayudaran a recuperar el dinero que me robó, pero después Roberto Achá me dijo que debía dar otra declaración. Me llevaron a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) por media hora y me comunicaron que estaba bajo arresto y tres días después me llevaron ante el juez Fernando Orellana. 

Roberto Achá y Velarde fabricaron una historia que no existía, tengo pruebas. Velarde dice que tenía información confidencial de inteligencia que Andrés Solty es un criminal y que el Gobierno suizo lo está buscando. Fue una mentira total. El juez ni siquiera le pidió a la fiscal que le muestre  documentos. Dijo que yo formaba una organización criminal porque tenía negocios con Maximiliano Dorado. Nunca el juez preguntó porqué estaba aquí en Bolivia, no preguntó a la fiscal para respaldar su acusación y dijo que soy un hombre peligroso y me mandó a la cárcel. 

  Traje documentación adicional de Suiza del banco UBS, el quinto banco más grande del mundo, y ellos documentaron en una carta que Solty tiene una irreprochable relación con ese banco desde hace más de 35 años. Todo lo que yo hablo está respaldado con papeles. También mostré que el UBS verificó que todo el dinero pasó a través del Banco Central de Bolivia y también he mostrado documentación de dónde habíamos conseguido el dinero, son negocios de bienes raíces hechos durante 35 años. Gasté miles de dólares en traducirlo a español, todo legalizado, vine acá, ingresaron todo esta documentación a la Corte. El juez Zenón Rodríguez escuchó mi caso, estudió todo, les preguntó a los fiscales ¿porqué este hombre está en la cárcel?, él ayudó con la investigación, les ayudó con Liliana. ¿Por qué están destruyendo a este hombre?, yo le voy a dar su libertad y me dio mi libertad. Seis días después cambió su decisión y el mismo juez que me dio mi libertad me volvió a la cárcel. El juez le dijo a mis abogados que fue amenazado y que si no lo cambiaba él iba ir a la cárcel.

 - ¿Cree usted en la justicia?

- Me encantaría decir que sí, pero desafortunadamente no. El sistema de justicia está siendo controlado por algunas personas corruptas, yo vi con mis propios ojos cuando Fernando Ribera intimidó al juez, y los fiscales Velarde y Achá le mintieron al juez.

- El actor Sean Penn, ¿le está ayudando?

- En el tema de Sean Penn es algo personal, preferiría hablar de lo que me ha pasado de la injusticia, no de la relación personal con Sean.  

Las preguntas que se hace Ostreicher

 

- Maximiliano Dorado. Si dicen que Maximiliano Dorado es un narcotraficante, entonces ¿por qué no lo encarcelaron si en Bolivia vivió 10 años. ¿Acaso lo mandaron a Brasil por tener identidad doble o adulterada? se preguntó.

- Les mienten a mis nietos. Mis hijos en Estados Unidos tienen que mentir a mis nietos cuando ellos les preguntan por su abuelo. Mis hijos les dicen a mis nietos que yo estoy lejos trabajando y ellos se preguntan si el trabajo es más importante que ellos. 

- Que me presenten pruebas. El abogado del Ministerio de Gobierno,  Fernando Ribera, insiste en que Ostreicher tiene relación con el narcotráfico. Ostreicher dijo ayer:  que Ribera me presente documentos de los 99 vehículos y 30 casas que dice que yo tengo. Todo es una mentira, una trampa. 

- Algunos presos dan la vida por Evo. Ostreicher reveló que en la cárcel muchos presos le dijeron que dan su vida por Evo Morales pero que están presos por culpa de Fernando Ribera del Ministerio de Gobierno. 

- 17 meses preso. Ostreicher está preso desde hace 17 meses y la investigación en su contra lleva 22 meses y dice, que no le demuestan pruebas

- Diagnóstico. El equipo de médicos que lo atiende en la Incor dará mañana un informe sobre su salud.

“Una ley para quitarles la visa”


Comprensión. Dice que hay muchas cosas que todavía tiene que contarle a la prensa

- ¿Está arrepentido de haber venido a Bolivia?
- Si hubiera sabido que este era el resultado, nunca habría venido. No solamente destruyeron los millones de dólares, no solo cientos de indígenas perdieron su trabajo, sino que además destruyeron a mi familia, mi carácter y mi reputación. En todo el mundo creen que soy narcotraficante por todas las mentiras. ¿Cómo uno recupera su reputación, el dinero es una cosa pero qué de la reputación?. Cuando estuve en Palmasola conocí a personas que me dijeron que están dispuestas a morir por Evo Morales y que Fernando Ribera los puso en la cárcel. Fernando Ribera trabaja para este Gobierno, Morales no sabe lo que este hombre le está haciendo daño y otros que están detrás. Siento que estoy como de rehén por Ribera y es por eso que está destruyendo a Evo Morales, es uno de sus más grandes enemigos. Estoy 526 días sin ninguna evidencia de que yo haya hecho algo malo y aún estoy sufriendo, esta es mi historia. Un congresista de mi país dijo que nunca vio que un oficial del Gobierno amenace a un juez, quedó asombrado. Ahí empezaron a hacer audiencias en mi país diciendo que yo estaba como rehén de una justicia controlada en un país extranjero. El Gobierno de Estados Unidos está planeando una nueva ley para que todas las personas que trabajan para este Gobierno no obtengan visa para ir a Estados Unidos, porque hay un estadounidense de rehén en un país extranjero. Estoy con párkinson, que Dios bendiga a Evo Morales y a Bolivia.







 Más G-77+China






 
   
HOY: InicioCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzNacionalEconomíaSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes Somos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2014

Santa Cruz - Bolivia