Leonor Arauco Lemaitre. Embajadora de Bolivia en Argentina: «Tapia se fue a La Paz porque tenía obligaciones»
Tragedia. La embajadora reconoce que el cónsul Ramiro Tapia viajó el martes a Bolivia a sabiendas de que había bolivianos en el siniestro

Carlos Morales Peña
Leonor Arauco asumió el cargo de embajadora de Bolivia en abril de 2010. Es una funcionaria de carrera. En esta entrevista con EL DEBER reconoce que no estuvo en el lugar del siniestro, el martes 13, cuando varios bolivianos resultaron heridos. Y que el cónsul boliviano, Ramiro Tapia, se fue de viaje ocho horas después del accidente.
- ¿Cuál ha sido la acción de la representación diplomática boliviana respecto a los bolivianos accidentados en este lamentable siniestro?
- Tras conocer de este lamentable accidente, como no podía ser de otra manera, nuestra intervención ha sido inmediata en sentido de tomar contacto con las autoridades argentinas como para conseguir información oficial respecto a muertos y heridos a lo cual hemos estado abocados en las últimas horas. Nuestra acción se inició desde el mismo momento en que nos enteramos del siniestro, muchos más sabiendo que el lugar donde ocurrió el accidente es una zona recorrida normalmente por gran cantidad de bolivianos. Es una zona donde viven o trabajan muchos de nuestros compatriotas. Personal del consulado ha estado allá, tomó contacto con hospitales donde fueron internados los heridos.
- Organizaciones de la colectividad boliviana señalan que no recibieron ayuda ni del Consulado ni de la Embajada, y piden la renuncia de Ud. y de Ramiro Tapia. ¿Qué dice al respecto?
- Siempre va a haber reclamos de la comunidad boliviana, en momentos de dolor, es muy fuerte todo lo que sucede. Hemos estado presentes, hubo contacto con los familiares, tanto del Dr. Víctor Zelaya como de la familia Huanca. Han estado en el consulado y estamos en contacto con ellos. Estamos con la Fiscalía argentina para agilizar los trámites de repatriación de las familias que así lo deseen.
- Los inmigrantes dicen que recibieron ayuda del municipio de Buenos Aires para trasladarse a los diferentes hospitales, pero que ningún funcionario boliviano los atendió…
- Es posible que así hubiera sido. En el primer momento, ni siquiera se podía uno acercar al lugar del siniestro dado que se había ‘perimetrado’ la zona.
- ¿Por qué el cónsul boliviano no estuvo en el lugar y salió de Buenos Aires?
- Él se encuentra en Bolivia en una reunión binacional sobre la problemática de migración. Tapia partió ayer.
- ¿A qué hora viajó?
- En el vuelo de BOA de las 14:30.
- El accidente ocurrió en las primeras horas del martes, ocho horas antes de ese vuelo, ¿no pudo suspender su viaje?
- El cónsul estuvo en las primeras gestiones que se hicieron por el caso y después lo relevó el vicecónsul Antonio Aval y el cónsul adjunto Valentín Herbas. Pero, además, personal de la embajada se ha movilizado y estuvimos en contacto con la Fiscalía.
- ¿El cónsul Tapia viajó sabiendo que había bolivianos involucrados en el siniestro?
- Tapia tuvo que viajar a una reunión programada con autoridades argentinas en Bolivia. Era una misión que tenía que cumplir en La Paz. Evidentemente. La ausencia física del cónsul en esto está signada por las obligaciones que tenía en Bolivia, por esta reunión del más alto nivel de Argentina.
- Estaban en juego la vida de ciudadanos bolivianos, parecería mucho más importante que una reunión bilateral, ¿no cree Ud.?
- Era una reunión bilateral planificada mucho tiempo antes, pero esto no ha influido en nada en el trabajo que se ha realizado sobre el tema, estando el cónsul o no en el lugar. No hubo negligencia ni tardanza en nada de lo que había que hacer por la ausencia del cónsul.
- ¿Ud. estuvo en el lugar?
- En el lugar de los hechos, no. No puedo decir que estuve allí, porque estaría faltando a la verdad. No es la manera en que yo trabajo en esto. Estuvimos haciendo los trámites para ayudar a las víctimas y todo lo que había que llevar a cabo para la repatriación de nuestros compatriotas.

Los migrantes se sienten ‘huérfanos’
El vicepresidente de la Asociación Civil Federativa Boliviana (Acifebol), Galo Trujillo, denunció que los inmigrantes bolivianos “se encuentran totalmente huérfanos de sus autoridades diplomáticas, no solo por este caso del siniestro”.
“Los accidentados estaban tirados en el suelo y no había quién reclame por ellos. Tanto del lado peruano, como del paraguayo, donde también hay ciudadanos de esos países accidentados, sus cónsules estaban reclamando por los cuerpos. Nosotros nada”, afirmó Trujillo. Las organizaciones de la colectividad boliviana anunciaron que continuarán con las tareas de contención y ayuda a las familias damnificadas por el siniestro ocurrido en Flores.