Amplían el vertedero de Normandía
Medio Ambiente. Con la ayuda del Gobierno y un crédito de la CAF, la comuna capitalina apunta a consolidar un nuevo entierro sanitario metropolitano en la zona de Paurito

Igor Ruiz Zelada

Para evitar un posible movimiento de líquidos lixiviados en el vertedero de Normandía, se tiene previsto, en el curso del presente mes, expropiar siete hectáreas para construir un muro de contención, un canal de drenaje y una avenida pavimentada que unirá los barrios del norte del basurero con la avenida Paurito.
Aunque le quedan ocho años de vida útil al vertedero, la comuna de Santa Cruz de la Sierra apunta a la construcción de un relleno sanitario metropolitano en la zona del cantón Paurito, con la ayuda del Gobierno y el aporte a fondo perdido de $us 300.000 de la Corporación Andina de Fomento (CAF) para el estudio del proyecto.
Estos proyectos cuentan con la aprobación de las juntas vecinales del distrito 14, en especial de los barrios Normandía, Villa Tranquila, Samaria I y II, Villa Paraíso, Villa Unida (ex Paraíso de los Infantes), Pueblo Nuevo, 10 de Mayo y Juancho.
“Con la Empresa Municipal de Aseo Urbano (Emacruz), hemos trabajado en la consolidación de un plan de residuos sólidos, los bloqueos han pasado a la historia, pues la Alcaldía cumplió con los proyectos de construir un hospital de primer nivel y con unir los barrios aledaños al vertedero”, indicó Roberto Aguilar, presidente de las juntas vecinales del distrito 14.
“Los malos olores han sido controlados en Normandía, ya no hay queja de los vecinos. Tenemos sellado el 80% de la fosa 7, hoy estamos vaciando la basura en la 7 ampliada y aún hay espacio para construir la fosa 8”, dijo el gerente de Emacruz, Gustavo Zegarrundo.
Además, Mario Mercado, encargado de Medio Ambiente del operador privado SUMA, dijo que el vertedero es considerado un ejemplo en las grandes ciudades del país porque permanentemente envían a sus técnicos para ver la forma del tratamiento, entierro y acopio de la basura.
A su turno, el concejal Enrique Landívar expresó su preocupación por la posible contaminación del área circundante a Normandía debido a los gases que se largan a la atmósfera y a los lixiviados que se introducen en la napa freática contaminando el agua.
“En estas lomas se producen quemas espontáneas por la mezcla de varios gases que generan dioxinas y ácido clorhídrico, mientras que los lixiviados producen gas metano, benceno y dióxido de carbono, todos cancerígenos”, refirió Landívar.
A raíz de este cuestionamiento, Zegarrundo señaló que la prioridad del municipio es la consolidación del relleno sanitario metropolitano, que servirá a los municipios vecinos de Cotoca, Warnes, La Guardia y Porongo, siendo el sitio más adecuado las tierras del cantón Paurito, porque el viento que domina en Santa Cruz de la Sierra es del noroeste y en esa zona no afectará a mucha población.