Todos Santos marca el inicio del próximo carnaval
La Fiesta de Todos los Santos, que arrancó el lunes con la llegada de las almas de los difuntos, según reza la tradición, se prolonga hasta este martes, cuando los espíritus de los seres queridos retornan a sus eternas moradas. Esta festividad, que coincide con la llegada de las lluvias, marca, en muchos lugares del país, en especial Oruro, el inicio del carnaval.

En el valle, oriente y occidente se comparte una similar tradición para Todos Santos, con más o menos aditamentos según la región; se impone, con todo, el rasgo común de las ofrendas con masitas, comida y bebida para recordar a los muertos. 


Virginia Urquizo una vecina de Sucre, en el departamento de Chuquisaca, dice que la población sucrense es tradicionalmente católica; explicó que la fiesta de Todos Santos comienza el 31 de octubre, fecha en la cual la "fiesta" está dedicada a los angelitos, las pequeñas almas; el 1 de noviembre es el día de todos los santos y, recién el 2, el día de los difuntos. Recuerda que antes las tumbas se armaban al interior de las iglesias, con t'antha wawas, masitas, frutas, rosquetes, adornados con cadenillas hechas de papel de seda, además del tradicional plato de mondongo con chicha en los tradicionales k’anchacus. Luego, las familias trasladaban las ofrendas hasta el "cementerio patrimonial", que este año recibe a miles de visitantes con bandas de música.


En el valle cochabambino, es tradicional el mastak'u o mesa, adornado con panes, canastas de dulces, frutas de la época como la piña y la sandía, además de comidas como la lawa y los ajíes; bebidas como la chicha y la cerveza, todo lo que en vida le gustaba al difunto. 


Todo debe estar listo para el medio día del 1 de noviembre; luego, por la tarde, los rezadores visitan los domicilios que tienen masthakus, la paga por las oraciones es parte de la mesa. Al día siguiente, se lleva toda la comida, los panes y frutas hasta el cementerio, acompañando a las almas, explica Paulino Mérida. 


Mientras que en el municipio de Arbieto, en Cochabamba, las autoridades municipales, iniciaron una agenda cultural para estos días con el propósito de rescatar las tradiciones, como el Masthaku y las Huaylluncas o el juego de columpios. "Aquí se estaba olvidando nuestras costumbres, y los niños ya no sabían el significado de cada elemento en la mesa de Todo Santos, por eso organizamos cada año ferias con agenda cultural que explican la tradición de nuestros abuelos", dijo Richard Moya, presidente del concejo municipal. 


En Arbieto, también se acostumbra a que las familias dolientes recorran por los lugares por los que el ser querido paseaba.  En el oriente: También en el sudeste boliviano, en Puerto Suárez, municipio ubicado en la frontera con Brasil, la celebración de Todos Santos es el espacio en que confluyen diversas tradiciones de migrantes nacionales que llegaron a la zona por la expectativa de trabajo en la explotación de El Mutún.

  Según radio Frontera, hay familias dedicadas a preparar las figuras de animales en base a la quinua quemada; elaboran masitas y thantha wawas, comidas preferidas de los difuntos. También hay los que gustan de los juegos como el columpio y los lugareños se suman a las tradiciones de los migrantes.
El Cuatro Cañadas, en Santa Cruz,

también se confunden tradiciones propias con las de los migrantes del interior del país. "Estemos donde estemos no perdemos nuestras costumbre, tenemos la obligación de esperar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros; preparamos lo que a ellos les gustaba en vida. Como todos hacen, limpiamos y pintamos los nichos; el 1 es para velar a las pequeñas almas de los niños fallecidos y el 2 es para estar con las almas grandes", dijo un poblador que proviene de Punata (Cochabamba).


Sin música: En Santa Ana del Yacuma, Beni, las familias acostumbran acompañar a sus difuntos en el cementerio hasta la madrugada, se quedan velando las tumbas, sin bebidas ni música, adornan los nichos con coronas de plástico y flores: "se trata de estar más cerca de los seres queridos que partieron a otro mundo", asegura Antonio Durán, poblador de Anta Ana.  Comienza el carnaval:


En Oruro, la fiesta de Todos Santos es el paso para arrancar con los preparativos del carnaval del próximo año. En el municipio de Santiago de Huari, entre el 30 de octubre y del 1 de noviembre, se realiza la tradicional mesa con panes, frutas, comida y bebida en el domicilio de los dolientes. El 2 se llevan las ofrendas al cementerio para el "despacho" de las almas. 


Luego, al ritmo de la próxima anata, los pobladores dan rienda suelta a la alegría, llevan flores denominadas "pajarillos" (por su colorido) y entran bailando, desde el cementerio, junto a sus autoridades originarias; todo a fin de dar inicio al carnaval del 2011.

ANF