REVISTA EXTRA

Una tribu y el alcohol un año sobrios tras el “genocidio líquido”


Los Oglala Lakota, la comunidad más pobre de EEUU, celebró hace poco el primer aniversario del cierre de cuatro licorerías que vendían unos 3,5 millones de latas de cerveza por año a sus pobladores

Omnipresente. El alcohol estaba en todas partes en el caserío de Whiteclay hasta el año pasado
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/05/2018

La nación indígena Oglala Lakota, parte de la reserva Pine Ridge, en el estado de Nebraska (centro norte de EEUU) acaba de celebrar el primer año de su victoria frente al “genocidio líquido” del que, según sus representantes, fueron víctimas durante un siglo por parte de comerciantes inescrupulosos. 

Un año atrás la comunidad lograba el cierre de las cuatro tiendas de venta de bebidas alcohólicas que funcionaban en Whiteclay, un caserío de menos de quince habitantes adyacente a la reserva.

Los comerciantes de Whiteclay vendían hasta abril de 2017 más de 3,5 millones de latas de cerveza al año a los habitantes de la reserva y así fue durante un siglo sin control policial y a pesar de las protestas de los Oglala Lakota.

En el territorio de los Oglala Lakota hubo música, baile, recitado, juegos para niños y adultos y oradores para celebrar “la sobriedad” de la comunidad y recordar a los que fenecieron por el consumo de alcohol. “Es el final de cien años de opresión y genocidio líquido. Así llamamos al alcohol”, dice Olowan Sarah Thunder Hawk Martínez, de los Oglala Lakota.

Martínez explica el proceso de terminar con el “alcoholismo multigeneracional forzado” de miles de nativos americanos del que hace responsables a las personas que les suministraban el “veneno de Whiteclay”. El cierre de las licorerías no es el fin del alcoholismo en su pueblo, pero la verdadera victoria consiste en haber “identificado al opresor” y haber logrado el cierre de “negocios inmorales”.

Veneno de Whiteclay

Hace un año la Comisión de Control de Licores de Nebraska ordenó el cierre de las tiendas de licor en Whiteclay tras evidenciar que tenían nexos con actividades delictivas, desde la evasión fiscal a abusos sexuales, pasando por asesinatos, violencia, embriaguez en vía pública, venta de alcohol a menores y compra de alcohol con vales para alimentos.

El daño causado por el “veneno de Whiteclay” es evidente. Según datos de la nación Oglala Lakota, 80% de las familias en Pine Ridge tiene problemas de alcoholismo. el 60% de los adultos son adictos al alcohol y uno de cuatro niños nacen afectados por el alcoholismo de su madre.

“Nuestros opresores querían matarnos lentamente. Empezaron con nuestros abuelos, envenenándolos con alcohol. Por eso lo llamamos el genocidio líquido. Y ahora luchamos contra otro veneno líquido, el petróleo en nuestra agua”, declaró Martínez. “Ahora comenzamos a sanar del daño de los últimos cien años”, indicó.

En cifras

Población. Entre 15.500 y 28.000 personas habitan la reserva de Pine Ridge, según distintos censos en EEUU.

Pobreza. El 97% de los habitantes de la reserva vive por debajo de los índices de pobreza del conjunto de los estadounidenses.

Ingresos. Las familias de Pine Ridge perciben entre $us 2.600 y 3.500 por año, lo que representa la quinta parte de los ingresos de los habitantes de Puerto Rico.



 




En esta nota