CIENCIA

Una clínica suiza califica de 'atrocidad' que Australia impida morir a un científico de 104 años 


David Goodall desea morir, pero el Estado australiano se lo impide. Ahora optó por viajar a Suiza, donde existe la muerte voluntaria asistida en la que, generalmente, adultos mayores que sufren por enfermedades ponen fin a su existencia 

El anciano de 104 años busca poner fin a su vida en Australia. Foto: Periódico am
Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/05/2018

El cofundador de la clínica suiza que ayudará a morir a un científico australiano de 104 años calificó de "atrocidad" el hecho de que Australia no lo haya autorizado a poner fin a su vida en su propio país. David Goodall, de quien se habló hace dos años cuando su universidad intentó apartarlo de su cargo, no padece ninguna enfermedad terminal, pero cree que su calidad de vida está deteriorada y que es hora de irse.

"Pero como no está en fase terminal (...) tiene que venir hasta Suiza", lamentó Ruedi Habegger, cofundador de Eternal Spirit, una de las numerosas fundaciones en Suiza que ayudan a la gente que desea poner fin a su vida.

"Es una atrocidad. Este anciano (...) debería poder morir en su casa, en su cama, como se puede hacer aquí en Suiza", dijo en una entrevista con la AFP. Goodall debe suicidarse en la clínica Eternal Spirit, cerca de Basilea, el 10 de mayo.

Te puede interesar:

El suicidio asistido es ilegal en la mayor parte del mundo. Estaba totalmente prohibido en Australia hasta que el estado de Victoria legalizó el año pasado la muerte asistida. Pero esta ley, que no entrará en vigor hasta junio de 2019, sólo se aplica a los pacientes en fase terminal, con una esperanza de vida menor a seis meses.

Muerte voluntaria asistida
De acuerdo con la ley helvética, cualquier persona lúcida y que desde tiempo atrás haya expresado su deseo de poner fin a su vida puede pedir lo que se llama la muerte voluntaria asistida (MVA). "Si una persona sana viene y dice 'estoy cuerdo y he decidido morir', en teoría no te conciernen sus razones", dijo Habegger.

Pero reconoce que es extraño que las personas sanas pidan morir y destaca que la mayoría de los médicos dudarían en cooperar. La gran mayoría de las aproximadamente 80 personas que acuden a Eternal Spirit cada año para morir son ancianas, están enfermas o sufriendo, con una edad media de 76 años, precisó, añadiendo que el más joven tenía 32 años y que el mayor -hasta el momento- 99.

También puedes leer:

"Muy disgustado
"No quiero ir a Suiza", declaró el científico a la televisión australiana ABC antes de embarcarse en su último viaje el pasado miércoles. Pero explicó que ha debido "aprovechar la oportunidad de suicidio que me niega el sistema australiano". "Estoy muy disgustado", añadió este investigador asociado honorífico de la Universidad Edith Cowan de Perth.

Antes de acudir a la clínica suiza esta semana, visitará a sus hijos en Francia. Al contrario que Exit, la mayor asociación de ayuda al suicidio de Suiza que sólo atiende a los residentes helvéticos, el 75% de los pacientes de Eternal Spirit son extranjeros, que deben pagar los exámenes médicos y las tasas de admisión, caras en Suiza.

Pero Habegger explica que la clínica no se beneficia con las MVA, como impone la ley suiza. Los suizos eligen generalmente morir en su casa, pero para los extranjeros la clínica ofrece locales amueblados con suficientes habitaciones para la familia y amigos.

Habegger indicó que Goodall viajará con un amigo que lo acompañará hasta el final.

Mira esta otra nota:

"Corto y tranquilo"
En una muerte asistida, la persona debe ser físicamente capaz de encargarse del último acto. La mayoría de las fundaciones suizas piden al paciente que tome pentobarbital sódico, un potente sedante que en altas dosis detiene los latidos del corazón.

Ante una cámara, el paciente dice en voz alta su nombre, su fecha de nacimiento y confirma que sabe lo que está a punto de hacer. El paciente entonces abre la válvula que libera el producto. La cámara continúa grabando como prueba de que se trata de un acto voluntario.

"Después apagamos la cámara, porque lo siguiente es íntimo, privado", explica Habegger. La persona se duerme en unos 20-30 segundos. "Se hunde más y más profundamente hasta que se detiene el músculo cardíaco".

La duración total generalmente se alarga un minuto y medio. "No es doloroso. Es breve y tranquilo", añade.



 




En esta nota