SOCIEDAD

Luego de diez años un cruceño vuelve a ganar la beca Simón I. Patiño


Se trata de Franz Michael Huanca Terceros, bachiller del colegio Cristo Rey y estudiante de Ingeniería Civil en la EMI. Es montereño e hijo de maestros. La beca da cobertura plena en la universidad, un posgrado y una mensualidad de $us 150 al mes 

Hizo la primaria en el colegio Muyurina de Montero, en donde también destacó por sus notas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

27/02/2018

Tras varios años de hegemonía paceña y cochabambina, el montereño Franz Michael Huanca Terceros (18) ganó en diciembre de 2017 la beca Simón I. Patiño, una de las más cotizadas por los estudiantes debido a que ofrece una cobertura completa en la universidad, un posgrado en Suiza o Bélgica y una mensualidad de $us 150.

El bachiller del colegio Cristo Rey se postuló en octubre del año pasado y previa selección fue convocado en diciembre a la sede de la fundación en Santa Cruz. El 27 de diciembre lo llamaron para presentarse en Cochabamba, al mismo tiempo que una visitadora social realizó una visita a su casa en Montero. 

Para sus padres y profesores, el reconocimiento es motivo de orgullo y atribuyen su logro al desarrollo de actitudes y valores en el colegio; de buenos hábitos de estudio y alimentación en el hogar, y una profunda fe y convicción en la religión cristiana. 

El anterior cruceño que ganó la beca, Iván Aranibar, también era del Cristo Rey. En total fueron cuatro estudiantes de este colegio que ganaron la beca Patiño. El primero fue Samuel Alpire.

La formación

Michael nació el 24 de octubre de 2000 en la ciudad de Montero. Estudió el nivel primario en la unidad educativa Muyurina, y desde tercero de secundaria en el Cristo Rey, en donde fue aceptado por sus altas calificaciones.

Es hijo de profesores. Su madre, María Fanny Terceros, es maestra de primaria, mientras que su padre, Richard Huanca, es profesor de matemáticas y de la Universidad Pedagógica del Ministerio de Educación que funciona en la Normal Enrique Finot.

Con una fuerte orientación por las ciencias exactas desde la cuna, cuenta su padre que lo criaron con música de (Wolfgang Amadeus) Mozart, (Ludwig Van) Beethoven y (Johann Sebastian) Bach, porque asegura que la estructura de sus composiciones son ‘matemáticamente perfectas’. 

A fines de 2017, Michael ganó otros reconocimientos: beca CRE, del Rotary y de la Gobernación de Santa Cruz al Bachiller 2017.

La prueba

La prueba Patiño dura cuatro horas con 15 minutos de receso. Consiste en 40 preguntas divididas en estos dos bloques, que a medida que se avanza van incrementando su dificultad.

Alejó sus nervios con una oración en el baño, mientras que un vaso de plástico como modelo para dibujar una circunferencia a escala, fue probablemente la herramienta que le hizo ganador, porque en la prueba se les pidió que resuelvan problemas de geometría analítica de la circunferencia pero sin útiles escolares, a lo que él recurrió al vaso, lo que técnicamente estaba permitido.

Tras ganar la beca eligió ingeniería civil en la EMI e indicó que aún no elije la especialidad.

Otros ganadores

En 2007 y 2008 ganó Iván Wilson Aranibar Casas. Por entonces y hasta el 2010, se financiaba el pregrado también en el exterior, por lo que estudió Ciencias de la Computación en la Universidad de Ginebra (Suiza) e hizo una maestría en Administración en la Escuela Politécnica Federal de Lausana.  

Iván agradece a la fundación y a sus padres Macario Aranibar y Delia Casas, vendedores de abarrotes en el mercado El Trompillo, que hicieron todos los esfuerzos para que estudie y se destaque.

Retornó en 2016 a Bolivia y ahora trabaja en Síntesis, una empresa de desarrollo de softwares.

 

Para postularse

Registro en internet

El registro es en la web http://becas.fundacionpatino.org. Para postularse se debe tener un promedio entre 80 y 100.

Algunos consejos

La directora académica del Cristo Rey, María Lourdes   Vásquez de Bernal, explicó     que para lograr resultados        los padres deben darles confianza a sus hijos y potenciar actitudes (compromiso y responsabilidad).



 




En esta nota