SOCIEDAD

Siete muertes adelantaron vacunación contra la influenza


Los grupos de riesgo deben ir a los centros de salud a inmunizarse. Personal médico aprovechó el acto para exigir recursos humanos a autoridades del Ministerio de Salud


Las muecas de dolor en algunos adultos y llanto de los niños se sucedieron ayer en el inicio de la campaña de inmunización contra la influenza. FOTOS: HERNÁN VIRGO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

18/04/2019

Desde el centro de salud 18 de Marzo, ubicado en la avenida Cumabi pasando el quinto anillo, en la Villa Primero de Mayo, se lanzó ayer, a escala nacional, la campaña de vacunación contra la influenza en época no habitual, pues en años anteriores esta actividad se iniciaba normalmente en mayo o junio.

La campaña de inmunización se adelantó, según las autoridades en salud, por la aparición temprana de un brote epidémico de influenza de la cepa AH3N2, que en Santa Cruz ocasionó la muerte de siete personas, además de 790 casos sospechosos, de cuyo total, 79 dieron positivos en las primeras semanas del año.

El avance prematuro de esta enfermedad infecciosa, aguda y contagiosa, causada por un virus, obligó al Servicio Departamental de Salud (Sedes) a solicitar un lote de vacunas al Ministerio de Salud, que las adquirió en Francia y las distribuyó hace algunos días a los más de 3.400 centros del país, según datos oficiales. A Santa Cruz llegaron 399.160 dosis, de las cuales 106.640 son pediátricas y 292.520 para adultos.



“Sentí un leve pinchazo, pero nada más”, dijo Graciela Chigene Romano, de 25 años de edad, la primera persona en recibir la vacuna en el inicio de la campaña. La joven mujer, domiciliada en el barrio Los Andes de la Villa Primero de Mayo, está en el cuarto mes de gestación de su primer hijo o hija, pues señaló que todavía no conoce el género de su bebé.

Luego de Graciela se enfilaron otras embarazadas, madres con sus niños y varias personas mayores de 60 años, que fueron invitadas al acto presidido por Jhemis Molina, jefe nacional de Epidemiología; Susana Solano, responsable del Programa Ampliado de Inmunización (PAI); Marcelo Ríos, director del Sedes; y Fernando Sattori, secretario de Desarrollo Humano de la Alcaldía Municipal.

Atención diaria en los centros

A escala nacional se han habilitado más 3.400 centros de salud para la campaña preventiva; en el departamento de Santa Cruz 510 recintos cuentan con las dosis necesarias para la población vulnerable: mayores de 60 años,



niños de dos años, mujeres embarazadas, personas con problemas crónicos, personas con problemas inmunológicos y el personal de salud.

Fernando Sattori manifestó que en los centros de 24 horas las vacunas estarán disponibles día y noche; en los de 12 horas de atención, el mismo tiempo y en los hospitales de segundo nivel, las 24 horas. “Como gobierno municipal estamos dando todas las condiciones para que puedan desarrollar su trabajo en los centros de primer y segundo nivel”, expresó Sattori.

“Este año hubo la muerte de siete personas, todas con enfermedades de base. Gracias a Dios la epidemia fue controlada porque la población supo aplicar los filtros. Ahora, la vacuna nos ayudará para terminar de inmunizar a todas las personas”, señaló Marcelo Ríos, quien aseguró que todas las personas pueden vacunarse, salvo que tengan complicaciones por resfrío o problemas pulmonares.

“Si uno considera que no debe ser vacunado, es bueno acudir al centro de salud para que el médico evalúe”, concluyó Ríos.

“Es la primera vez que se está realizando de manera temprana esta vacunación en el país. En anteriores gestiones las iniciábamos entre mayo y junio. Nos hemos adelantado para prevenir antes de la llegada del invierno”, apuntó Jhemis Molina.



Protesta interrumpió el acto

En el evento, organizado por el Ministerio de Salud, irrumpió un grupo de representantes de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública que, con pancartas y bulliciosas consignas, exigieron condiciones para aplicar el Sistema Único de Salud (SUS).

“¡Seguro sí, pero no así!” gritaban los inconformes y seguían: “¡No más charla, recursos humanos!” y “¡La vacuna no se coloca sola!”, exclamaban ante los rostros con rictus de enfado de los representantes del Ministerio de Salud.

Incluso, la médica Ruth Aguilera se hizo del micrófono en medio acto para echarles en cara las carencias en los hospitales: “Necesitamos prevenir o curar, pero para hacer eso necesitamos personal. Este centro solo tiene 10 médicos y en esta zona hay 300.000 habitantes. Hace 16 años que no aumentan una auxiliar de enfermería. Debería tener por lo menos 22 médicos para dar una atención integral. Ustedes que son representantes del Ministerio de Salud dígales que para hacer estos programas se necesita personal”, espetó Aguilera. Los aludidos prefirieron callar.



 




En esta nota