EXTRA

Seis pasos para convivir con un adulto mayor en el hogar y darle calidad de vida


En 2020, la esperanza de vida en Bolivia subirá a 70 años para los varones y 77 para las mujeres. Hay que sacarlos a caminar, acondicionar la casa y activar su mente

Julia Flores Colque, la mujer más longeva de Sacaba y de Bolivia. Tiene 117 años. Come chuño y queso. Foto: APG NOTICIAS
Escuchar el artículo Pausar Lectura

24/08/2018

Teresa Flores (85) es comunicativa, cambió sus zapatillas clásicas por botas en este invierno, vive sola en su casa, pero cuenta con la atención y el cariño de su familia, que le ha otorgado el crédito de que puede valerse por sí misma, que puede disponer de su jubilación como ella vea conveniente e incluso han visto maravillados cómo la hace feliz el contacto social que tiene acudiendo a un centro de día para la tercera edad. Teresa se mantiene activa, hace yoga y gerontogimnasia (gimnasia para la tercera edad), lleva talleres de lectura y escritura y hace trabajar su memoria. Se puede decir que está teniendo un envejecimiento con calidad de vida.

En el último censo (2012) se vio que el 8,1% del total de la población es de la tercera edad y, según estimaciones del INE para 2020, serán el 9,5% y el 11,5% en 2030. La esperanza de vida promedio actual llega a 72,5 años: 69,1 años para hombres y 75,9 años para mujeres. Para el 2020, la esperanza de vida para los hombres subirá a 70,5 años y 77,5 años para las mujeres.

No todos los adultos mayores viven a plenitud sus días como Teresa. Pensando en ellos, este 26 de agosto celebran el Día de la Dignidad del Adulto Mayor, resumimos en estas seis claves los aspectos a tomar en cuenta para convivir con un adulto mayor en casa. No es complicado, es cuestión de hacer cosas simples en pro de darles calidad de vida.

Las claves fueron elaboradas con la ayuda del médico internista Javier Aguilar, la sicóloga gerontóloga Mónica Lohse y la fisioterapeuta y kinesióloga Vanessa Zúñiga.

1. Acondicionar la casa. Nuestras casas no están diseñadas para que el adulto mayor pueda deambular sin riesgos. Generalmente no se piensa en tener protección como barandas en el baño, en la ducha, etc. Las casas de dos pisos con todas las habitaciones arriba y con el piso de cerámica resbaloso no tiene una perspectiva de un hogar amigable con un adulto mayor, no ofrecen comodidad ni seguridad. De igual forma hay que pensar en deshacerse de los desniveles, desde una alfombra hasta las gradas, que pueden ser un riesgo para que ellos se tropiecen y se ocasionen una fractura.

2. Activar su mente. Preguntarles sobre cómo resolverían una cuestión cotidiana como qué hacer con el sonido que hace el auto o qué receta preparar para alguien que amaneció mal del estómago. También hay que motivarlos a que lean, y si hay falta de visión existen otros recursos, como libros o relatos en CD. Cuando el adulto mayor ha entrado a un estado demencial, hay que esperar que se olviden de las cosas y no molestarse. Hay medicamentos que ayudan, pero no son mágicos. Hay que hacerse a la idea de que el proceso degenerativo sigue su curso.

3.Prestar atención a su alimentación. En la edad avanzada existe la tendencia a consumir menos alimentos y a que estos sean de un solo tipo. Se recomienda velar porque lleve una dieta balanceada para prevenir cualquier problema de salud, además de ayudar al familiar a fortalecerse física y mentalmente. Cuando se le dice: “Comé más rápido o no ensuciés”, el abuelito se siente mal porque ya no puede hacer una actividad tan básica como comer, se puede aislar, ya no va a querer salir y preferirá estar encerrado en casa.

4. Sacarlo a caminar. Por su salud y para que se distraiga en el mundo exterior. Pequeñas caminatas, de 10 minutos, de forma rutinaria, van a conseguir que esa persona mayor pueda valerse por sí misma cuando esté sola y los riesgos de que se caiga serán menos.

5. Que tenga actividades recreativas. Darles calidad de vida es, por ejemplo, hacerlos pintar, dibujar y toda clase de manualidades. Introducirlos a las nuevas tecnologías, como la computadora, la tableta o los teléfonos inteligentes requerirá de paciencia, pero una vez el adulto mayor tome el hilo lo va a disfrutar y le va a permitir sentirse conectado y hasta parte importante de las relaciones familiares virtuales (chats de WhatsApp o mensaje de Facebook).

6. Que socialice. Es importante promover la socialización de ellos con el resto de la familia y permitir la interacción fuera de ella, con los círculos cercanos de amistades. Esto les dará la oportunidad de establecerse nuevos intereses y estilos de vida para así sentirse más realizados. Aquí una nota del médico internista que afirma que las mamás mayores son querendonas de los hijos y si uno de ellos no la visita, entra en cuadros de ansiedad y hasta de depresión. “Si no podemos visitarlos, por lo menos hay que llamarlos, eso les va a elevar el autoestima”.



 




En esta nota