SOCIEDAD

Reportaje de EL DEBER con medios chilenos gana premio


Se trata de la investigación colaborativa y transfronteriza Las mujeres, carne de cañón del narcotráfico. Revela el drama de las connacionales en cárceles del vecino país


Historias de personas caídas en desgracia en un país con el que Bolivia no tiene la mejor relación
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/04/2019

Mientras el trabajo ganador del premio a la excelencia en la categoría Reportaje Escrito que otorga la Universidad Alberto Hurtado de Chile titulado Las mujeres, carne de cañón del narcotráfico se alzaba con el premio, Nelfi Fernández, periodista de EL DEBER que participó en su elaboración, estaba trabajando en Colombia. A la distancia se enteró por sus colegas chilenos de la buena nueva y celebró para sus adentros la culminación de horas robadas al descanso y al correteo de la coyuntura noticiosa diaria.

La investigación premiada fue hecha bajo un esquema colaborativo, entre los diarios La Estrella de Iquique, El Mercurio de Antofagasta y EL DEBER de Bolivia, en alianza con la plataforma Connectas. Se publicó en noviembre en ambos países y relata el drama de las mujeres bolivianas que son utilizadas como ‘mulas’ para el tráfico de drogas y que terminan sus días en las cárceles del norte del vecino país.

El reportaje fue evaluado por el jurado como el mejor del año, imponiéndose a escritos de prestigiosos medios chilenos, como la Revista Paula, el suplemento Sábado de El Mercurio, Ciper, The Clinic y La Tercera.



Trabajo colaborativo

“Es muy importante el periodismo colaborativo porque entre nuestras ajetreadas agendas, el correr tras la coyuntura y el ‘breaking news’ no nos queda tiempo para contar las historias que nos gustaría. Solo sumando esfuerzos lo logramos”, cuenta Nelfi, para quien trabajar de forma internacional con otros medios y otras instituciones es crear nuevos músculos para impulsar y conseguir que las historias no se queden en Bolivia y salgan al plano internacional.

“Hay que sumar talentos, se acabó la era del periodista solitario. Siento que hay colegas en Latinoamérica con ánimos de compartir, sin esperar nada a cambio, ni siquiera crédito. El periodista no va en busca de reflectores, más bien lleva luz donde hay oscuridad. Ahora se trata de sumar esfuerzos”, concluye Fernández, para quien no hay mayor recompensa que ver que su historia logró un pequeño cambio.

Desde Chile, Cristian Ascencio, de El Mercurio de Antofagasta, celebra el premio porque le va a dar un reimpulso a la historia de esas bolivianas recluidas en las cárceles de Chile. “Aquí hubo repercusiones cuando publicamos, pero en las regiones donde lo hicimos (Antofagasta e Iquique), ahora esperamos que el reportaje llegue a los tomadores de decisiones, que se enteren de este problema para buscar la solución en los dos países y se vea cómo involucrar a las cancillerías por los cientos de mujeres que caen presas”.



Ascencio espera que se ganen más confianzas entre periodistas de nuestros países, que se hagan más trabajos colaborativos transnacionales “porque son tiempos en que la corrupción, el narcotráfico y el contrabando cruzan las fronteras y los periodistas estamos obligados a trabajar juntos si queremos contar esas historias”.

Para saber

PARTICIPARON MUCHAS MANOS

En la investigación, Cristian Ascencio, de El Mercurio de Antofagasta; Nelfi Fernández, de EL DEBER; y Carlos Luz, de La Estrella de Iquique. Otros bolivianos que también colaboraron: Lizeth Vargas en análisis de datos, Emilio Huáscar en fotografía, Alexander Vidal en edición de video, Rubén Rivero en desarrollo web, Will Quisbert en ilustración, Christopher André en animación, Mary Luz Soruco en infografía, Óscar Parada y Marco León en diseño gráfico, en colaboración extra de datos Ángela Calderón y en audios Marcelo Huanca, Nora Panique y Marcelo Cara.