Sociedad - Tecnología

Realizaron la primera cirugía con realidad aumentada


Todo fue posible gracias a un casco desarrollado por Microsoft. El mismo permitió aumentar las dimensiones de las partes del cuerpo en cuestión y ver detalladamente dónde poner el bisturí con excelente precisión

Se pude ver como en un holograma las partes del cuerpo humano

05/12/2017

El doctor francés Thomas Grégory llevó a cabo hoy la primera operación del mundo efectuada gracias a un casco con visión de realidad aumentada, una tecnología que puede contribuir a mejorar la precisión en determinadas intervenciones quirúrgicas.

La operación, que gracias a las nuevas tecnologías fue seguida por otros tres médicos en Londres, Seúl y Pensilvania, permitió a Grégory implantar una prótesis en el hombro a una paciente de 80 años, una intervención delicada.

"Era como si el hombro de la paciente me llegara hasta los ojos. Toda ayuda que puede esperar un médico en esas condiciones se convierte en realidad", indicó el facultativo, jefe del servicio de cirugía ortopédica y traumatología del hospital Avicenne de Bobigny, en las afueras de París.

Equipado con un caso especial concebido por el gigante informático estadounidense Microsoft, Grégory pudo visualizar el esqueleto y los tendones de la paciente con un gran detalle gracias a una serie de radiografías y ecografías efectuadas antes de la operación.

Gracias a ese dispositivo, la minuciosidad de la intervención aumentó hasta una precisión milimétrica, una ventaja importante en operaciones delicadas como las implantaciones de prótesis.

Además, los responsables del experimento hicieron notar que así se reducen al mínimo los riesgos de infección. El casco permite el uso de hologramas que representan diferentes partes del cuerpo de la paciente y también determinar el grosor exacto de los tejidos o el lugar concreto de los órganos cercanos, que en una operación normal permanecen invisibles y, por tanto, pueden ser afectados.

El médico puede, además, consultar el expediente médico de la paciente de forma directa e incluso pedir consejo a colegas que siguen en directo la intervención.

El médico recordó que el éxito de algunas operaciones depende de "milímetros" y que la tecnología puede aplicarse también a intervenciones vasculares cerebrales, las más delicadas.



 




En esta nota