REVISTA EXTRA

Qué hacer en Bonito


Calma y adrenalina. Este destino brasileño que atrae a los cruceños combina la paz de los buceos superficiales con la adrenalina del rappel y las inmersiones profundas. Las caminatas revelan la fauna rica de esta zona de Matto Grosso


Lago Azul. Está al fondo de una gruta. Por todas estas atracciones, Bonito ha sido distinguido como Mejor Destino de Ecoturismo en 2018
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/02/2019

Se ha convertido en un destino al que los cruceños visitan en número creciente. Son varias las actividades que este sitio, dedicado a las atracciones turísticas, ofrece a los visitantes.

Los viajeros recomiendan visitar Bonito entre diciembre y marzo, durante la época de lluvias, que es cuando el nivel del río es el más alto y se puede disfrutar de sus hermosas cascadas; en esta época la flora está también en su máximo esplendor.

Entre mayo y agosto, durante la sequía, el paisaje es árido y sería un desperdicio no poder ver las distintas especies de animales que en este sitio habitan.



Para ir al lugar desde Santa Cruz se puede tomar un bus hasta Quijarro, luego hasta Corumbá, donde se toma un bus hasta Bonito. Son seis horas de viaje desde Corumbá. Estas son algunas de las atracciones.

Rio da Prata

Se lo visita con guías experimentados. Se camina por un sendero a lo largo del río en el bosque donde se puede percibir la fauna y una vegetación exuberante. Al entrar en el lago formado por varios manantiales de agua clara del Rio da Prata, se descubre un nuevo mundo bajo el agua: variedades de peces y una gran vegetación. El turista recibe máscaras o equipos de buceo completo. Después de la aventura, se puede disfrutar de una comida en el rancho South Matogrosso.

Senderismo en Cachoeiras



En el Parque das Cachoeiras es posible disfrutar de la naturaleza hasta las cascadas. La caminata dura entre 3 y 5 horas.Hay aguas translúcidas, paredes plagadas de grutas y piscinas naturales.

El abismo Anhumas

Una grieta en el suelo crea un abismo. Un rappel de 72 metros conduce a un lago con agua clara del tamaño de un campo de fútbol. Bajo la superficie del lago, los buzos certificados que acompañan al turista se enfrentan a enormes estructuras cónicas, más de 16 m de altura. El buceo se practica entre los conos que tienen una visibilidad de 40 a 60 metros, con un instructor que sirve de guía. En la parte seca de la cueva hay muchos espeleotemas, esculturas reales producidas por la naturaleza. Es una experiencia inolvidable.

Gruta del Lago Azul

A un centenar de metros de la entrada de la cueva se puede ver el profundo lago de agua azul, donde ni los buzos experimentados han alcanzado. Los ríos de la región conservan un color ligeramente verdoso, especialmente cuando los rayos del sol entran en la bodega y al agua, formando un espectáculo de rara belleza. La entrada está prohibida para menores de 5 años y el paseo tiene una duración de dos horas aproximadamente.



Buceo en el Río Sucuri

Una fuente cristalina con una hermosa vegetación y una rica variedad de peces hacen que los visitantes de todo el mundo queden sorprendidos. Es una experiencia para niños y adultos de todas las edades. La actividad puede durar mediodía. Los guías proporcionan chalecos salvavidas y máscaras de buceo.

Estancia Mimosa

Dentro de las plantaciones de fruta de la pasión, el lago se convierte en un refugio para caimanes y aves. Hay un huerto donde se pueden recoger muchas frutas. Durante el paseo por el río Mimoso se pasan nueve cascadas de varios tamaños y distintos formatos. Hay seis lugares propicios para nadar bajo las cascadas o en las piscinas naturales junto a las pequeñas cuevas. Hay miradores y un agujero natural lleno de agua donde es posible sumergirse en un buceo de seis metros.

Durante la travesía hay que estar atento para observar macacos, tucanes, monos, osos hormigueros y muchos otros, entre las 150 especies de animales que existen. Los árboles centenarios como el perobas, aroeiras, jatobás, angicos y piúvas, junto a los helechos, orquídeas y bromelias, complementan el paisaje.

Rafting en el Río Formoso

Es un viaje de 8 km en balsa para llegar a la Isla de los sacerdotes a través de tres pequeñas cascadas. Hay aves y peces, monos, algún tapir o una boa en las orillas.

Acuario natural

La hermosa bahía del acuario natural de 7 km ofrece un corto paseo por el bosque que conduce a la fuente del acuario natural, donde se puede dar un paseo en balsa sobre las aguas cristalinas repletas de peces. El centro de recreación tiene piscinas, snack bar y restaurante.

Buraco das Araras

Tiene 124 metros de altura y 500 metros de ancho. Es un gran refugio natural de monos azules y rojos. El nombre de Araras apareció debido al gran número de guacamayas que habitan en el lugar y brindan un espectáculo al volar por encima del agujero, sobre todo al amanecer y al atardecer. Al fondo hay un gran lago, la segunda mayor atracción del agujero con una rica fauna y flora.

1. Araras. Además de las guacamayas que le dieron nombre, el Buraco de Araras es un refugio natural para los monos. Otro lugar impresionante es Laguna Misteriosa, de aguas transparentes.

2. Caminata. Se requieren entre tres y cinco horas para llegar al Parque das Cachoeiras. Está a 17 kilómetros del pueblo. Una de las siete paradas tiene un andarivel que se usa para saltar al río.

3. Comida. En la Estancia Mimosa, además de la observación de aves y las caminatas, la comida local se cocina a leña.

4. Rafting. Es un paseo tranquilo, pese a que la foto muestra mucha acción. Pueden participar los niños.

5. Peces. En 900 metros de recorrido se puede apreciar la vegetación acuática y muchas variedades de peces.