SOCIEDAD

Primera infancia del niño con su padre es vital


Un conversatorio de Unicef alertó de la falta de los varones en la vida de sus hijos


El vecino Luis Vargas en uno de los periodos que comparte con su hijo en el parque frente el Cine Center
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/03/2019

El desarrollo de un país está ligado al papel que los padres juegan con sus hijos en la primera infancia. Periodo de vida que comprende de cero a cuatro años, en el cual, la estimulación temprana, una nutrición alimenticia adecuada y un vínculo paterno afectivo permanente, expandirá las conexiones neurológicas de los pequeños, elementos decisivos para formar una familia fuerte.

La apreciación se recogió de un conversatorio que Unicef y la firma Farmacorp realizaron ayer en el hotel Los Tajibos, a objeto de promover la paternidad responsable, para que los padres generen ambientes armónicos en sus hogares en vez de violencia.

A decir de Sissi Áñez, gerente de comunicación de Farmacorp, en Bolivia se registran 90 denuncias diarias por maltrato infantil. Asimismo, en muchos hogares el padre tiene una “presencia espiritual”, pues no se lo ve, indicó en tono irónico Guillermo Dávalos, sociólogo que habló sobre el tema.



“En los distritos 6, 7, 8 y 12, los más poblados de Santa Cruz, el 30% de los hogares lo comandan las madres, pues no se sabe de la vida de los padres”, señaló Dávalos. La escasa intervención de los papás en la casa se refleja en un estudio realizado en 2018 en El Alto, donde 1 de cada 20 padres cuida de los niños menores de 5 años; un 43% acompañó a sus esposas al control prenatal; un 39% alzó a su hijo recién nacido y un 8% de los padres acompañó alguna vez a las madres al control de salud de los niños menores de 5 años.

“El involucramiento del padre en el desarrollo del niño en los primeros 1.000 días, es clave. El padre debe compartir las tareas con la madre, jugar con el niño, acercársele afectuosamente, brindarle protección, acompañarlo a los controles médicos desde su nacimiento”, dijo Carolina Linares, representante de Unicef.

Para Dávalos, el apoyo del Estado en este tema es importante, sino no habrá desarrollo humano, económico ni tecnológico, vaticinó el experto.