REVISTA EXTRA

Palacio veraniego


La belleza de un lugar  dedicado al descanso de los emperadores

Majestuoso. Plano de 1888 que muestra el Palacio, cerca de Beijing

24/09/2017

No es fácil resumir casi 900 años de historia en un día de caminata, pero ese es el mínimo tiempo aconsejable para conocer, a paso de turista, el Palacio de Verano, esa clásica y extensa obra de la arquitectura imperial china ubicada al noroeste de Beijing, a 15 km del centro de la capital.

Junto con la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla, son las tres principales atracciones de corte histórico que todo visitante debería darse el tiempo para recorrer y apreciar en los alrededores de Beijing, a fin de darse una idea del poder y recursos de que disponían las dinastías que gobernaron ese país en el pasado.
Este complejo de templos, galerías, islas, palacio, corredores y jardines fue pensado para que las sucesivas familias imperiales tuvieran un lugar de descanso durante los meses de calor. 

Compuesto principalmente por el Lago Kunming, que ocupa unas 300 hectáreas, y la Colina de la Longevidad, que tiene 60 metros en su punto más alto, engloba al menos 3.000 estructuras sobre 70.000 m2 construidos.

Impresionará a los visitantes el saber que el material excavado para crear y ampliar el lago fue usado para dar altura a la colina sobre la que descansan los edificios centrales de este complejo. Unos 100.000 trabajadores participaron en la remodelación emprendida por el emperador Qianlong en en el siglo XVIII. 
Posesión preciada de las dinastías gobernantes desde el año 1153, sufrió los conflictos de la no siempre armónica relación entre China y las potencias de occidente en los últimos siglos. 

Algunas de sus estructuras fueron destruidas en dos ocasiones por tropas europeas en represalia contra gobernantes chinos. 
 
Todo bajo el sol
Pensado como un lugar de descanso que le recordara al emperador la extensión de los territorios que dominaba, entre las obras notables del palacio está el Puente de 17 Arcos, que conduce a la isla Nanhu, en la que hay un templo dedicado al dragón.

En la orilla oeste del lago sobresale el Barco de Mármol, una obra esculpida en piedra, de 96 metros de largo. Por enima del barco, casi toca el cielo la Pagoda de Jade, una estructura de 30 metros de altura situada entre una de las colinas circundantes.

Pero la obra central está sobre la Colina de la Longevidad, el Palacio, la Torre del Incienso de Buda y los Pabellones Zhuanlunzang y de las Nubes Preciadas hacen un conjunto cuya belleza y armonía fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1988.

¿Cuándo visitar el Palacio de Verano? Está abierto todo el año, pero cada estación tiene su paleta de colores particular. En invierno suele nevar en Beijing y el lago se congela. En verano, con un poco de suerte, el cielo estará claro y libre de contaminación. La primavera es muy florida, y el otoño es la temporada en que la arboleda estalla en colores 



En esta nota



e-planning ad