ESCENAS

Las 10 mejores películas de Cantinflas, a los 25 años de su fallecimiento


Mario Moreno 'Cantinflas' es el cómico más popular del cine de habla hispana

Escena del patrullero 777
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/04/2018

Pasadas las 21:00 del 20 de abril de 1993 la vida de Mario Moreno 'Cantinflas', a sus 82 años, se apagaba a consecuencia de un cáncer de pulmón. El cómico más popular del cine de habla hispana dejaba medio centenar de películas y un personaje con una forma de hablar disparatada, mezcla de muletillas coloquiales y términos cultos mal empleados que le hicieron inolvidable.

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes nació en Ciudad de México el 12 de agosto de 1911; fue el sexto de 13 hermanos, en una familia humilde, por lo que desde muy pequeño se vio obligado a trabajar en varios oficios para ayudarle a su padre, un modesto cartero.

Fue limpiabotas, cartero, taxista y boxeador, antes de empezar a trabajar en un circo. Cantinflas debutó en el cine en 1936. El éxito le llegó con 'Cara y cruz' (1937), y ya no abandonó a su personaje, tierno y parlanchín, el peladito mexicano con los pantalones caídos y la pañoleta al cuello que se enredaba con las palabras.

De dónde nació su apodo 'Cantinflas'

El joven Cantinflas debutó como maestro de ceremonias en las pequeñas carpas de circos provinciales. Cuenta la leyenda que fue precisamente en uno de estos escenarios, en la década de 1920, en donde un novato Cantinflas recibió el nombre que lo inmortalizó.

Se cree que el artista tuvo que improvisar como maestro de ceremonias, y fue tal su nerviosismo que lo que decía parecía no tener sentido. El público, en tono de burla, gritaba “en la cantina te inflas”.

Sin embargo, años más tarde, Mario Moreno habría confesado que el origen de su nombre artístico fue su propio invento, en torno a un misterio que él mismo decía que se llevaría a la tumba.

Acá te recordamos su películas más recordadas:

 

 

Moreno siempre fue muy reservado con su vida privada, poco se supo de su intimidad. Sin embargo, no pudo ocultar su imposibilidad de tener hijos con su esposa, la rusa Valentina Ivanova Zuvareff, con quien estuvo casado desde 1934, pero solo 28 años después decidieron adoptar a Mario Arturo.

Su humor desencadenó un estilo de lenguaje: hablar de forma disparatada e incongruente sin decir nada claro se convirtió en una característica del personaje que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua aceptó como el verbo ‘cantinflear’. Con él ingresaron también ‘cantinflas’ (persona que habla o actúa como Cantinflas), ‘cantinflesco’ y ‘acantinflado’ (que habla como el actor mexicano).

 



 




En esta nota