AFV

La noche une a dos excéntricos personajes en una comedia


Única función. Los Excéntricos de la Noche es una obra premiada que vuelve a las tablas hoy. Yovinca Arredondo y Guillermo Sicodowska dan vida a los personajes principales


Arredondo y Sicodowska se unen en esta hilarante y excéntrica comedia
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/03/2019

La única función de Los Excéntricos de la Noche se presentará hoy, a partir de las 19:30, en el Teatro René Moreno. Se trata de una obra que ha participado en diversos festivales internacionales, fue varias veces ganadora del premio Tucura Cunumi, además del codiciado estandarte para las compañías teatrales como el Premio Nacional de Teatro en Bolivia.

Bajo la dirección de Glenda Rodríguez y la producción de Yovinca Arredondo, es una obra original del cubano Nicolás Dorr. En esta oportunidad, la puesta en escena le pertenece a Tucura Cunumi y su elenco de actores.

Sobre los personajes



No es la primera vez que Los Excéntricos de la Noche sube a las tablas con la acertada actuación de los experimentados Guillermo Sicodowska y Yovinca Arredondo. Fue estrenada en 2007 y 12 años después, ronda las 70 presentaciones en diferentes escenarios, incluidos los internacionales.

Arredondo y Sicodowska dan vida a dos extravagantes personajes, Carucha Gandal y Arturo Fonseca. La primera es una profesora de canto retirada y el segundo un particular alumno que quiere aprender su arte. Ambos tienen cosas en común que se irán descubriendo en sus idas y venidas, aman la noche, la música, el bolero y el Carnaval.

Una trama extravagante

Con diálogos entretenidos e hilarantes, el guion muestra desde el inicio los sentimientos de una maestra que piensa que ha llegado al final de su camino y decide terminarlo de golpe. Sin embargo, de pronto alguien irrumpe en su noche y la saca de esos pensamientos que la han llevado al borde del colapso, desesperándola.



De la misma manera, el insólito personaje que aparece en su vida la desespera, por su insistencia en sacarla del pasado y por su particular forma de hacer que vaya dejando de lado sus recuerdos para enfocarse en él.

En ese punto, la obra plantea las preguntas existenciales que habitan en la mente de las personas, ¿cómo salimos de las trampas del pasado, de las ataduras, de esas cadenas que arrastramos y, día a día, se hacen más pesadas y más difíciles de soltar?, ¿qué somos sin ellas?, ¿qué pasaría si las dejamos, si nos liberamos, si abrimos una ventana, una puerta y respiramos el aire?.

Quizá la obra ayude a despejar estas interrogantes o a formularse otras incógnitas existenciales.