SOCIEDAD

Familia de niña violada en Sucre recibe apoyo de las autoridades



La viceministra gestionó ayuda
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/07/2018

La familia de la niña con síndrome de Down que fue abusada sexualmente hace una semana por un sujeto que ahora está en la cárcel con detención preventiva, recibirá el apoyo de las autoridades para mejorar su calidad de vida.

La víctima, de nueve años, es la octava de diez hermanos, de una familia de bajos recursos económicos que hace 20 años se vino del norte de Potosí en busca de mejores condiciones de vida en Sucre y se dedica a la venta de tostado de haba en las calles.

Sus padres, de aproximadamente 60 años de edad, tienen 10 hijos, viven en una sola habitación del barrio Yurac Yurac; tres se independizaron y los otros siete están en precarias condiciones, según pudo evidenciar Nelly Toro, secretaria de Desarrollo Humano de Sucre.

El hecho que consternó a Sucre y al país movilizó a las autoridades nacionales, que anunciaron la firma de convenios para diversificar los productos de venta de los padres de la niña, ubicarlos en un puesto fijo en el Mercado Central y a través del Plan de Vivienda Social del Estado lograr el mejoramiento y ampliación de su casa.

Ayer, el Ministerio de Justicia entregó un puesto de venta a la familia de la niña en el Mercado Campesino, donde, además de la venta de tostado de haba, podrá diversificar su mercadería.

La viceministra Estefanía Morales señaló que el Ministerio de Justicia, a través del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima (Sepdavi), brinda patrocinio legal a la víctima, apoyo sicosocial y social para su rehabilitación y habilitó el pago de su bono de discapacidad.
El sujeto, identificado como Alfredo P, se encuentra con detención preventiva en la cárcel San Roque a la espera del inicio del juicio en su contra, aunque en las próximas horas se espera que se someta a un juicio abreviado para acelerar su sentencia.

El Ministerio de Justicia pidió a la Fiscalía acusar al violador esta semana y pedir la pena máxima de 30 años. /WZ



 




En esta nota