REVISTA EXTRA

Europa mágica en verano


Paseo relámpago puedes conocer  10 ciudades del viejo mundo en solo 18 días 

La Gran vía. Es un muestrario de la arquitectura de principios de siglo XX, exhibiendo edificios de estilo Art Deco, plateresco y modernista.

03/09/2017

Recorrer 10 bellísimas ciudades europeas de Francia, Italia, Austria, Alemania y España, en 18 días, es posible, gracias a las facilidades que ofrecen las agencias de turismo y a un bajo costo. El programa incluye tres noches en Madrid, tres en Roma y otras tres en París, una noche en Burdeos, otra en Heidelberg, en Innsbruck, en Venecia, en Florencia, en Niza, terminando en Barcelona. Les mostramos algunos de los imperdibles en estas ciudades.

Burdeos
Con su elegancia urbana y encanto provincial, Burdeos es un atractivo destino turístico al suroeste de Francia. Se le llama el Puerto de la Luna debido a su ubicación romántica en una curva en forma de media luna del río Garona. 

La ciudad tiene un rico patrimonio cultural que se remonta a la antigüedad. La Unesco declaró a Burdeos como Patrimonio de la Humanidad en 1998 gracias a la riqueza arquitectónica de la ciudad. Más de 350 edificios están clasificados como monumentos históricos, entre ellos el Pont de Pierre, el Grand Théâtre, el Grosse Cloche, la catedral de San André, la Esplanade des Quinconces, considerada la plaza más grande de Europa, el Museo de Bellas Artes y la Place de la Bourse.

París
Un destino turístico muy popular a nivel mundial es la ciudad de Paris. Se trata de una atractiva capital que recibe más de 42 millones de turistas cada año. Monumentos, museos, edificios históricos, parques y jardines conforman la extensa lista de los lugares imperdibles de Paris.

Los edificios más emblemáticos de Paris son sin dudas, la catedral Notre Dame y la Torre Eifel. Ambos cuentan con la particularidad de ser los monumentos más famosos del mundo. Pero también están La basílica de Sacré–Coeur es otro de los lugares imperdibles y el Arco del triunfo, el Museo del Louvre y el Palacio de Versalles, 

Niza
Las vistas son imperdibles en la ciudad italiana de Niza. Desde la cumbre de la Colina del Castillo se tiene una panorámica fantástica del mar Mediterráneo, la ciudad, la Bahía de los Ángeles, el Paseo de los Ingleses, y las playas.

Llegar hasta la cima no es complicado. Se puede acceder a sus 90 metros de altura por escaleras o por un ascensor. En la cima hay un parque con una cascada artificial construida en el siglo XVIII y las ruinas del castillo del siglo XI que da nombre a la colina. Es uno de los programas más bellos para quien viaja por primera vez.

Roma
Roma ha guardado millones de tesoros de la historia a través de varios siglos. Su riqueza cultural sumada a su espíritu encantador, sus caóticas calles adoquinadas y sus restaurantes con terrazas floridas, la convierten en uno de los destinos favoritos del mundo.
Probablemente lo más destacado de la ciudad sean sus monumentos, como el majestuoso Coliseo Romano que ocupa el primer puesto en cualquier lista de imperdibles en Roma, pero además están la Fontana de Trevi, el Panteóny la Plaza España. Recorrer los coloridos mercados de calle romanos es toda una experiencia.

Venecia 
Si van a La Serenissima o a la Reina del Adriático, como se conoce a Venecia, no pueden dejar de conocer la Piazza San Marco, el corazón de la ciudad, el Palacio Ducal, el Puente Rialto y el Gran Canal. Pero el paseo en góndola con un músico a bordo es algo que no deben perderse. Subirse a un vaporetto o sistema de transporte público que los lleva a cada rincón de la ciudad y a otras islas será toda una vivencia.

Florencia
El problema de visitar Florencia es el síndrome de Stendhal, que provoca el irrefrenable deseo de volver a visitar el Ponte Vecchio, la Galería de los Oficios, la Basilica de Santa Maria dei Fiori y la Di San Marco y algunos de sus museos, monumentos y plazas.

Innsbruck 
La Edad Media está muy presente en el centro histórico de Innsbruck (Austria), cuyos monumentos históricos muestran el apasionante pasado que la ciudad ha vivido los últimos 800 años: el Tejadillo de Oro y su mirador, fueron testigos de encarnizadas luchas de caballeros; en el Palacio Imperial se celebraron lujosas fiestas y la belleza del castillo de Ambras era admirada más allá de las fronteras. Hasta el siglo XX, el atalaya advertía desde la Torre de la Ciudad de peligros como incendios, tormentas o tropas enemigas que amenazaban a los habitantes.
Innsbruck es una ciudad abierta al futuro. Muestra de ello son los numerosos edificios de arquitectura moderna que se han ido construyendo por toda la ciudad, como las elegantes estaciones del funicular Hungerburgbahn. 

Heidelberg
Esta es una ciudad que sin lugar a dudas hay que visitar, cuando visiten Alemania. No solo porque la belleza de su arquitectura, calles y paisajes es innegable, sino porque la oferta cultural está a la orden del día para que los turistas se lleven la mejor impresión de esta pequeña pero acogedora ciudad.
Es famosa porque fue una de las pocas ciudades alemanas, que después de la Segunda Guerra Mundial resultó casi ilesa. El Castillo de Heidelberg, el Puente Antiguo, la Ciudad Antigua y el Thingstätte o teatro abierto construido en el gobierno de Hitler, son una visita obligada

Madrid y Barcelona 
Pasear por Madrid y Barcelona es una combinación impresionante de cultura del viejo mundo y obras maestras modernas. 
El Templo de Debod, la Puerta del Sol, la Plaza de la Villa, el barrio de las Letras y  los jardines del Buen Retiro y la Gran Vía, la calle que nunca duerme, son algunos de los más bellos lugares de la capital española; Mientras que la Fuente Mágica es una atracción obligatoria de Barcelona, al igual que Basílica de la Sagrada Familia, el Museo Picasso y la calle Las Ramblas que empieza en la Plaza Catalunya y termina en el Monumento a Colón en el puerto Port Vell, entre otras atracciones. 



En esta nota



e-planning ad