ESPACIO

En México estudiarán los enigmas de la 'partícula de Dios'


Un grupo de científicos de la Universidad de Sonora (Unison) realizará investigaciones en física de Higgs

Imagen cedida hoy, miércoles 21 de marzo de 2018, por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que muestra una de las láminas de las investigaciones sobre el bosón de Higgs, popularmente conocido como la "partícula de Dios", con la participación de investigadores mexicanos, en Ciudad de México (México). EFE
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/03/2018

Investigadores mexicanos participarán en un estudio del bosón de Higgs, popularmente conocido como la "partícula de Dios" que, seis años después de su descubrimiento, aún guarda varios enigmas, informó este miércoles el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Un grupo de científicos de la Universidad de Sonora (Unison) realizará investigaciones en física de Higgs, las cuales consistirán en estudiar las diferentes maneras en que esta partícula puede decaer o desintegrarse en otras partículas.

Esta partícula con nombre teológico es responsable de dar masa a la materia que conforma todo el universo conocido. La investigación forma parte del proyecto Solenoide Compacto de Muones (CMS, por sus siglas en inglés) del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), acelerador de partículas ubicado en la frontera entre Suiza y Francia.

Imagen cedida por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que muestra a investigadores, incluidos mexicanos, del bosón de Higgs, popularmente conocido como la "partícula de Dios", en Ciudad de México | EFE

Hasta ahora, la investigación ha podido estudiar por primera vez el decaimiento más común del bosón de Higgs, que es en una pareja de quarks b. A pesar de que este decaimiento ocurre en 60 % de los casos, cabe destacar la dificultad que se había presentado a la hora de observarlo.

Uno de los investigadores de la Unison, José Benítez, indicó que "ahora el siguiente paso es utilizar la técnica experimental usada en dicho estudio para buscar posibles desviaciones del modelo estándar", la teoría predominante sobre física de partículas.

Asimismo, explicó que CMS es un experimento con diversos propósitos, puesto que tiene un programa de investigación en física de partículas que es bastante amplio.

 Entre otras cosas, abarca desde el estudio de los bloques fundamentales del universo, como son los quarks y el bosón de Higgs, hasta la caracterización del plasma de quarks y gluones, un estado de la materia que se cree existió en los primeros instantes después del Big Bang.

Imagen cedida por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que muestra un gran Colisionador de Hadrones (LHC), el acelerador de partículas ubicado en la frontera entre Suiza y Francia, en la que investigadores estudiarán el bosón de Higgs | EFE

Además, CMS también abarca la labor científica de buscar partículas supersimétricas y exóticas, aquellas que no se encuentran dentro del modelo estándar, el cual hasta ahora es la mejor teoría que hay para describir las partículas fundamentales del universo.

"Existe mucha expectativa por la nueva ventana de oportunidades que esto (las técnicas experimentales) representa para buscar partículas exóticas", reconoció Benítez.

Una de estas partículas, según detalló otro de los investigadores de la Unison, Alfredo Castañeda, son los "bosones a", los cuales tienen la propiedad de estar relacionados con la materia oscura. "La materia oscura es un tipo de partículas invisibles a la luz y a la radiación electromagnética; es algo misterioso, se conoce muy poco de ella, y científicos tienen evidencia que la materia oscura representa 20 % del total de materia en el universo", precisó el científico. 



 




En esta nota