REVISTA EXTRA

Después del final, baile de los muertos


Celebración. Anosisoa, un pueblo de Madagascar, saca a sus difuntos cada cinco años para celebrar con ellos. Lo mismo hace la aldea de Toraja, enTailandia. Comparten con los cuerpos, los visten y se sacan fotografías. El funeral es un momento especial

Anosisoa. Las familias no reciben el pésame en este rito. Son felicitadas. Hay música, comida y bebida.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

18/02/2018

El sol se despierta en Anosisoa, al sur de la capital de Madagascar, dando paso a la ceremonia de ‘la vuelta de los huesos’, un ritual en el que se exhuman los restos de seres queridos muertos hace años y se devuelven a la vida con una celebración llena de vida y cánticos.

Los aldeanos ya están preparados para caminar por el sendero que conduce a la tumba ancestral de los Ramanantsoa, una familia natural de Antananarivo. Hoy es el día de su exhumación, cinco años después de morir, y es una jornada de júbilo.

Al ritmo de un cántico popular y pegadizo, familiares y amigos se pierden en los ritmos de una danza que encabeza una procesión con los restos de los Ramanantsoa, portados por su familia.

"Este año decidimos hacer la vuelta de los huesos de los seres queridos que nos dejaron. En nuestro caso se trata de mi padre, mi madre y mi hermano. (El último) era el pilar de la familia. Fue a él a quien los hermanos nos dirigíamos en momentos difíciles y siempre estuvo dispuesto a echarnos una mano", cuenta Gilbert Ramanantsoa, maestro de la ceremonia, llamada famadihana.

El hermano de los Ramanantsoa fue asesinado en su casa por el ataque de una pandilla hace cinco años.

 

Rito y ritmo

Hace 20 minutos que la música y los bailes son los protagonistas, y ahora todos se sitúan frente a la tumba. Uno a uno, desenvuelven los restos exhumados, envueltos en esteras, y entonces la familia se apresura a cogerlos para llevar a cabo la ‘famonosana’.

La famonosama es una ceremonia que consiste en envolver con delicadeza los restos de los muertos en seda, para más tarde, volverlos a enterrar. Mientras tanto, la música, el baile y el alcohol continúan.

Algunos de los presentes no pueden contener sus emociones y derraman alguna que otra lágrima, pero los ancianos de la familia están allí para poner orden: "Nada de llantos ni lágrimas. Hoy es un día de celebración y no de tristeza", reprochan.

A la familia no se le da el pésame, se la felicita. Los invitados se congratulan uno a uno con los familiares de los exhumados y les dan un sobre que simboliza la comunión.

Tras los cumplidos, es la hora del "vary be menaka", un plato malgache de arroz y carne cocida que todos comerán como símbolo de fraternidad.

Ahora más tranquilos, familia y amigos pasan a la etapa final: devolver los restos envueltos al que es su hogar desde hace algunos años, la tumba.

Los presentes dan siete vueltas a la tumba antes de entrar y depositar los huesos, y el maestro de ceremonias pronuncia un discurso en el que agradece a sus invitados haber compartido una jornada de alborozo, antes de volver a ser enterrados.

 

Contacto con Dios

Esta exhumación es típica de los malgaches de las montañas, una costumbre relacionada con la espiritualidad de venerar a los antepasados.

"Los consideran, de alguna manera, como un cinturón de transmisión entre los vivos y Dios. Con la exhumación los malgaches creen que sus antepasados los bendicen", explica la socióloga Josiane Aurore Razanadrazaka.

"Más allá de este aspecto espiritual, también está el social y económico. Se fortalece el vínculo entre los miembros de la familia, y los de esta con la sociedad", explica Razanadrazaka.

Además, como en todas las festividades, la tradición contribuye al aspecto económico, ya que se visten con ropa nueva, dan comida y bebida a los invitados y se contratan músicos.

"La exhumación aún tiene un futuro brillante por delante", asegura Razanadrazaka, a pesar de que el robo de huesos y plagas de peste bubónica y neumónica como la del año pasado, que causó más de 200 muertos, han hecho que las autoridades se planteen prohibir el ritual.

 

Eternidad interrumpida

Hace más de cien años, los habitantes de Toraja, una isla indonesia, han exhumado a sus antepasados como una muestra de respeto hacia ellos. Buena parte de su vida la dedican a ahorrar para que su funeral sea lo más extravagante posible. En algunos casos los entierros se alargaron durante semanas e incluso años para que a la familia del fallecido le diese tiempo a ahorrar.

Para mantenerlo en el mejor estado de forma posible, envuelven a sus muertos en varias capas de tela antes de enterrarlo. De la misma forma, una vez exhuman su cuerpo para el Ma’ nene, que es como se conoce al festival en Indonesia, reparan su ataúd y se deshacen de los órganos en descomposición.

El funeral es un paso esencial en la transición entre la vida terrenal y la espiritual de los muertos. Los Toraja creen que el alma de una persona debe regresar a su lugar de nacimiento, motivo por el cual la gran mayoría decide no abandonarlo nunca para no morir lejos de su pueblo natal.

"No está muerta; para nosotros, los Toraja, está makula' (persona enferma)", dice una vecina, refiriéndose al cadáver de su abuela, que murió hace cuatro años. Ellos consideran que el funeral es el rito más importante en la historia de una persona. Mientras no se haga el funeral, seguirán hablándole y llevándole comida.

Le hablan, lo saludan y le llevan comida. Ese día, el difunto tiene varias ‘visitas’. Lo visten con ropa nueva. 


 




En esta nota