EXTRA

15 trucos para quitarte el cansancio sin cafeína


Consumir cafeína en exceso puede traer consecuencias negativas.  Aquí puedes leer 10 consejos para que combatas el cansancio cotidiano


Existen varias formas de combatir el fatiga durante las actividades cotidianas. Foto referencial: Pixabay
Leer el artículo Pausar Lectura

15/01/2018

Muchos comparten el hábito común de tomar una taza de café para reactivar la mente y el cuerpo ante el cansancio. Viajes largos, trabajo duro, reuniones frustrantes, tráfico estresante pueden ser algunos de los factores por el cual las personas necesitan un 'impulso' para realizar sus actividades cotidianas. A continuación te mostramos 10 consejos que pueden ayudarte a pasar el día sin que la cafeína te genere hábito.

1. Mire la pantalla de lejos

Mirar un objetivo por largo tiempo, como una computadora, puede dañar los ojos debido a que se hace un esfuerzo por mantenerlos abiertos. Se puede minimizar el riesgo reduciendo el brillo de la pantalla, actualizando la pantalla por una LCD, parpadear con frecuencia, corrigiendo su postura y mirando un objeto distante cada 20 minutos.

2. Comer saludable

Tener el nivel bajo de azúcar en la sangre puede hacer que te sientas aturdido y mentalmente letárgico. Comer bocadillos pequeños llenos de ciertos nutrientes y grasas buenas es una gran manera de obtener los beneficios de un zumbido natural.

La palta, maní, apio, zanahorias o los alimentos como espinaca, frijoles y lentejas son excelentes fuentes de hierro, y la deficiencia de hierro es a menudo una fuente de fatiga.

3. Beber agua

La deshidratación puede causar fatiga, confusión, palpitaciones y desmayos. Esto se debe a que hasta el 60% del cuerpo humano es agua. Además de lubricar las articulaciones y eliminar los desechos del cuerpo, el torrente sanguíneo utiliza agua para transportar nutrientes como el oxígeno y los carbohidratos a varias partes del cuerpo, incluido el cerebro.

4. Salir

Los estudios  indican que la exposición a la luz mejora inmediatamente el estado de alerta y el rendimiento. La luz brillante también  activa el hipotálamo, una parte del cerebro que controla nuestros ritmos circadianos. Esos son los que regulan el sueño y la vigilia, estableciendo un horario normal para nuestros cuerpos y mentes.

5. Baila o da un paseo rápido

Trotar o correr rápidamente por las escaleras de su edificio es una excelente manera de mantenerse despierto. Levantarse y moverse también  hace fluir tus endorfinas. Estos neurotransmisores para sentirse bien ayudan a aliviar el estrés y la fatiga y aumentan los sentimientos de euforia.

6. Respira profundamente

La respiración transfiere más oxígeno a varias partes de su cuerpo, lo que puede  aumentar sus niveles de energía. La respiración profunda también disminuye el estrés y la ansiedad, lo que a su vez ayuda a fortalecer su sistema inmunológico, manteniéndolo sano y fuerte.

7. Escuchar música

Al mezclar tu canción favorita, liberas múltiples sustancias químicas que te hacen sentir bien en tu cerebro y que pueden impulsarte. Tus canciones favoritas también activan otros productos químicos para sentirse bien, como la serotonina y la oxitocina.

8. Goma de masticar

Mantener la boca ocupada parece mantener tu mente alerta también. Algunos estudios  han sugerido que masticar chicle puede ser una forma efectiva de reducir la somnolencia diurna, tal vez porque el acto de masticar de alguna manera aumenta la circulación y activa ciertas regiones del cerebro.

9. Mira animales lindos en internet

Según lo informado por LiveScience, las travesuras de los animales proporcionan no solo una forma de aumentar el estado de ánimo, sino también de combatir la somnolencia. Elevan los niveles de energía, ya que aumentan las emociones para sentirse bien y minimizan los sentimientos negativos.

10. Si nada funcionó, toma una siesta

Un estudio de 2008 descubrió que una siesta por la tarde era mejor que dormir más por la noche o que usar cafeína para superar una depresión de mediodía. Otros estudios demostraron que el sueño mejora el aprendizaje, la memoria y el pensamiento creativo.

Fuentes: Business Insider, LiveScience, otros. 



 




En esta nota