SOCIEDAD

Cinco beneficios del yoga para vivir muchos más años y sin aparentarlos


Hoy es el Día Internacional del Yoga, establecido por la ONU. En Santa Cruz hay una docena de centros que lo enseñan. Habrá actividades gratuitas toda la mañana

Una profesional de ashtanga yoga y power yoga, de movimientos más rápidos y de mayor exigencia
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/06/2018

Claudia Maldonado, profesora de yoga desde hace dos décadas, tiene 57 años, el cabello lleno de canas y goza de la flexibilidad de un infante. Insta a la clase a imitar la posición de la mesa, que “por algo practican todos los días los monjes tibetanos, que lucen como de 40, pero que en realidad pueden tener más de 80 años cuando uno les pregunta la edad”, asegura, ella, que tuvo la suerte de estar en el Tíbet. 

Estando recostadas de espaldas al piso, pide elevar despacio el coxis, hasta levantar toda la espalda y las nalgas, apoyándose únicamente en las muñecas y los pies. No hay prisa, tanto para subir como para bajar. La clave está en respirar, tomando conciencia de la inhalación y exhalación.

Lo que hace la clase de Claudia en Yoga-es, en el segundo piso del hotel Radisson, no es un ritual religioso, sino una práctica física, espiritual y mental que puede prolongar la vida y el bienestar de hombres y mujeres de cualquier edad. 

Las Naciones Unidas proclamaron el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga, para concienciar a la población sobre los beneficios de realizar esta práctica, la misma que tiene en Santa Cruz una docena de centros y salas que lo enseñan. Algunas de ellas son: Amaya, Yoga en síntesis, Alas y raíces, Anandivya, Casa de luz, Carpe Diem, Sí pilates, Potenciar humano, Sivananda, Surya yoha studio, Layas fascia y Yoga-es. 

Los centros y salas de yoga en Santa Cruz invitan a la celebración de esta fecha participando de una serie de actividades en la Manzana Uno desde las 9:00 hasta las 13:00. Habrá cuatro clases magistrales en las que podrán participar los practicantes e interesados en esta milenaria disciplina. El único requisito es asistir con su colchoneta de yoga  sin costo alguno.  

A continuación cinco beneficios para empezar a tomar en cuenta el practicar esta disciplina:


1.- Nutre la espina dorsal. Los discos vertebrales, absorbedores de trauma entre las vértebras, se pueden herniar y comprimir los nervios. Por lo tanto, estos adoran el movimiento y moverse es la única forma en la que pueden conseguir sus nutrientes. Si se trabaja una buena y equilibrada tanda de aperturas y plegamientos, tanto adelante como hacia atrás, combinado con torsiones, se ayudará a suministrar el alimento y se mantendrá a las vértebras sueltas y saludables.

2.- Mejora la circulación. Los ejercicios de relajación que se aprenden haciendo yoga ayudan a la circulación, especialmente de los pies y de las manos. El yoga transporta más oxígeno a las células, las cuales funcionan con mejores resultados. Las posturas de torsiones están pensadas para escurrir la sangre venosa de los órganos internos y permitir que la sangre oxigenada fluya hacia ellos, cuando se suelta la postura.  

3.- Fortalece el sistema linfático. Cuando se contraen y se estiran los músculos, se mueven los órganos de alrededor, y al entrar y salir de las posturas de yoga, se aumenta el drenaje de la linfa (fluido rico en células inmunológicas). Esto ayuda al sistema linfático a luchar contra las infecciones, a destruir las células cancerosas y a librarse de los productos de desecho que se derivan del funcionamiento de las células. 

4.- Es antiestreñimiento. Las úlceras, el síndrome del colon irritable y el estreñimiento, son afecciones que pueden ser exacerbadas por el estrés. Como cualquier otro ejercicio físico, el yoga puede aliviar el estreñimiento porque al mover el cuerpo se facilita un transporte más rápido de la comida y de los productos de desecho a través de los intestinos. Y aunque no ha sido estudiado científicamente, los ‘yoguis’ opinan que las posturas con torsiones ayudan a mover los desechos de una manera fluida.

5.- Da relajación. Calma, restaura, disminuye el ritmo cardiaco y respiratorio, desciende la presión arterial y aumenta el volumen de sangre a los intestinos y a los órganos reproductivos. 



 




En esta nota