REVISTA EXTRA

Aprende a soñar a la carta


Fenómenos oníricos. Investigadores australianos desarrollaron una técnica que permite inducir sueños lúcidos, aquellos en los que la persona es consciente de qué está soñando y puede controlar lo que sucede ¡a su antojo! 

Quinta etapa. En esta fase del sueño es más probable que se produzcan sueños. Ocurre unos 90 minutos después de haberse dormido.

29/10/2017

Hay sueños tan reales que dan ganas de quedarse en ellos y hacer realidad todos nuestros deseos.

Conocidos como sueños lúcidos, son aquellos en los que la persona es consciente de que está soñando y, por lo tanto, puede controlar lo que pasa en ese mundo: desde hacer aparecer  (o desaparecer) gente hasta volar o transportarse a otros lugares en menos de un segundo.

Se calcula que cerca del 55% de las personas experimentan un sueño lúcido alguna vez en la vida y los expertos aseguran que existen varios niveles. 
En casos extremos, la lucidez nos puede llevar a tener pleno control de lo que sucede en el sueño y nos permite cambiar de escenario o de historia a nuestro antojo: como si estuviéramos dentro de un videojuego en el que somos Dios, o como una escena del filme Inception.

Este tipo de fenómenos oníricos era considerado un mito hasta hace poco pero nuevas investigaciones científicas los respaldan con evidencia. Uno de los estudios más recientes, publicado en la revista Dreaming, describe una fusión de técnicas que nos puede inducir a tener sueños lúcidos, en los que no hay más límites que lo que podamos imaginar.

Según investigadores australianos de la Universidad de Adelaide, el truco es una combinación de tres técnicas:

Chequeo cruzado
Como la canción de Jarabe de Palo Realidad o sueño, la técnica consiste en hacer pruebas de verificación de la realidad durante el tiempo en que estemos despiertos. Implica revisar el entorno varias veces al día para comprobar si estás soñando o es realidad lo que estás viviendo (y vale darse un pellizco en el brazo).

Intérvalos

Despertar y volver a dormir, esta es una técnica que consiste en dormir durante cinco horas, despertar durante un momento y después dormir otra vez. 
De esa forma, entramos más de una vez en la fase en la que es más posible que soñemos: la quinta etapa del sueño, denominada REM (Movimiento rápido de ojos, por sus siglás en inglés), en la que las ondas cerebrales aumentan a niveles similares a cuando estamos despiertos, los ojos se mueven rápidamente aunque estén cerrados, sube el ritmo cardíaco y aumenta la presión arterial. En esta fase es cuando el cerebro dormido está más activo.

Las palabras mágicas
La tercera técnica se llama Inducción Mnemónica de Sueños Lúcidos (MILD, por sus siglas en inglés). Este método consiste en dormir durante unas cinco horas, despertar un breve intervalo de tiempo y repetir una frase como "la próxima vez que me duerma, recordaré que estoy soñando" varias veces, mientras te imaginas en un sueño lúcido.

La investigación liderada por Denholm Aspy, dividió a 169 participantes en varios grupos y algunos probaron una sola técnica y otros una combinación de ellas. 

El grupo que trabajó con las tres técnicas consiguió que el 53% de los participantes tuvieran un sueño lúcido durante el periodo de prueba, con un 17% de éxito cada noche. 

"Estos resultados nos acercan un paso más al desarrollo de técnicas de inducción de sueños lúcidos altamente efectivos que nos permitirán estudiar muchos beneficios potenciales de los sueños lúcidos, como el tratamiento de pesadillas y la mejora de las habilidades mediante el ensayo en el ambiente de sueño lúcido”, explica a PlayGround, Denholm Aspy profesor que lideró el estudio.



En esta nota



e-planning ad