Inicio
   
     
   
CENSO 2012
En Oromomo el censo es visto como un trámite
Para los pobladores, el censo solo ratificará la pobreza. Dicen que con la vía, habrá posibilidades de progreso


Ruy D’ Alencar. Oromomo

Son las 6:30 y Rossy Millares toca la puerta de la primera casita a empadronar en Oromomo. Lleva bajo el brazo derecho el folder plástico que recibió del INE con las boletas. Camina afanosa, pero con cuidado porque está embarazada; cruza la vegetación infinita de esta comunidad del noroeste del Tipnis convencida de que el censo mostrará la precariedad que existe en el fin del mundo, donde se estableció y ejerce como maestra desde hace dos años. 

La realidad dice que en Oromomo hay más de 80 familias yuracarés y chimanes que viven en chocitas de madera, caña hueca y jatata; que en casi cada hogar ha muerto un niño. No hay atención médica regular ni llega la cobertura de agua potable ni de electricidad, solo funciona el servicio de telefonía. De los que fueron a la escuela, la mayoría cursó la primaria y muy pocos saben leer y escribir en castellano. 

El censo confirmará algo que Rossy sabe de sobra: aquí la extrema necesidad es tan cotidiana que ni siquiera se percibe. Y esa realidad se aplica igual en las comunidades vecinas de Alto Sécure, como Ushve, Areruta, La Asunta y Palmar de aguas negras.

Oromomo es una de las poblaciones en donde el INE capacitó a 60 agentes censales para que se movilicen en el lado beniano del Tipnis, y es una de las comunidades que apoya el proyecto gubernamental de la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por medio del parque, postura que provocó el distanciamiento con otras comunidades, como Gundonovia, que fue excluida del censo. 

Nelson Pizarro, cacique de la comunidad, llegó al parque hace ocho años y decidió quedarse. Es paceño y no guarda expectativas respecto a las mejoras que traerá el censo, sino que es uno de los promotores de la construcción de la carretera por medio del área protegida, porque confía que así llegarán los cambios. Camina con Rossy, está pendiente de los demás empadronadores sin ser agente del INE. Como él hay otras autoridades locales que hacen lo mismo en las comunidades donde se está censando.

    Historias    

 

Ireina Molina Moye
Entiende poco castellano
A los 16 años es madre de dos niños y ya sabe lo que es perder un hijo. Es yuracaré y su pareja es chimán, se llama Alberto Canchi. Viven en una chocita de tres por cuatro metros, hecha de caña  hueca, madera y jatata. Habla yuracaré con fluidez, aunque sabe un poco de chimán. Entiende poco el castellano. Sus tres partos los tuvo en casa, porque no acostumbra ir la posta del pueblo.

 

Agustín Molina Muñoz
Sufre atrofia en los pies
Es padre y abuelo. Tiene 54 años, vive en Oromomo aunque nació en Gundonovia. Es yuracaré. Es agricultor. Vive con Marcelina Cayuba, su compañera, y con algunos de sus nietos e hijos. Padece de una atrofia en los pies provocada por una artrosis porque no recibió atención médica. Omar, uno de sus nietos, tiene cataratas en el ojo izquierdo y no se ha hecho tratar. 


Brigadas especiales censan a indigentes

La jornada se inició con la entrega de material censal

@ine_bolivia

Este 21 de Noviembre el Censo tocará nuestras puertas

Este 21 de Noviembre Todos los Niños y Niñas cuentan



 
   
HOY: PortadaCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzSeguridadNacionalEconomíaDeportesSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoPublicidadLa Tapa del LectorTelefonos de InteresONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes SomosContáctenos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2012

Santa Cruz - Bolivia