CULTURA

Todas las almas de Zanutti en la Alianza Francesa


La escritora y artista plástica propone una instalación en la que invita a reflexionar sobre la muerte, la memoria y la vida

La artista frente a su instalación pictórica que inauguró el miércoles en el patio de la Alianza Francesa

03/11/2017

En el poema No vive ya nadie en casa, César Vallejo dice que “cuando alguien se va, alguien queda. El punto por donde pasó un hombre, ya no está solo. Únicamente está solo, de soledad humana, el lugar por donde ningún hombre ha pasado”.  De ese ‘alguien’ que queda es de los que nos propone reflexionar Maria (sin acento) Zanutti en la instalación que el miércoles por la noche inauguró en el patio de la Alianza Francesa y que ha denominado Todas las almas. 

Maria Zanutti, álter ego de Alejandra Barbery, ha intervenido la antigua casona del centro de la ciudad con más de un centenar de pinturas suspendidas en el  aire, como si fueran figuras fantasmagóricas o ‘almas’ que habitan el edificio. 

Según explica, la muestra es producto de una inquietud personal acerca de la manera en que percibimos la muerte, la memoria y la vida. 

“La memoria de los muertos nos habita, tal cual ocupamos los espacios. La relación que cada uno establece con la muerte se teje en el plano más íntimo y está matizada por la época y por las creencias, las referencias y conocimientos;  y con base en ellos el ser humano vuelve la vista para buscar un sentido y en él, la revalorización de la existencia”, cuenta Zanutti, en un texto que acompaña la muestra. En ese sentido, Todas las almas “es catártico, una ofrenda. Una pauta de esa rebeldía contra la finitud de la condición humana”, sostiene la artista. 

Esta es la segunda instalación que realiza en su corta, pero nutrida trayectoria artística y cuenta que en ella ha trabajado por más de dos meses. No tiene dudas en indicar que, para explorar ese tipo de intervenciones artísticas, ha sido de gran influencia la residencia que realizó en abril, junto con otros artistas contemporáneos, en el espacio Materia Gris que María Teresa Rojas tiene en la ciudad de La Paz. 

Dice también que en este último trabajo abandonó las figuras geométricas que caracterizaron sus obras anteriores y que se lanzó a “pintar a lo bestial”.

En esa especie de catarsis creativa surgieron los lienzos pintados con acrílicos que actualmente ‘flotan’ en el patio del centro cultural y  que instaló con la ayuda del montajista Julio Burela.   

“En los primeros cuadros empezaron a aparecer figuras demoniacas, en la segunda serie figuras fantasmagóricas y en la tercera, personas. Puede que asuste a algunas personas, pero para mí es una ofrenda a la existencia”, reflexiona la artista, que ha explorado las mismas temáticas en su trabajo literario, no es casualidad que su último poemario se llame Ánima.

La muestra Todas las almas está abierta al público durante todo el día. 



En esta nota